11 razones para dejar de ser alcistas

Home \ De Economia \ 11 razones para dejar de ser alcistas

Carlos Montero.

Los últimos datos macroeconómicos en los Estados Unidos han puesto de relieve que la economía podría estar atravesando un bache en su camino de recuperación, y sugiere que podríamos adentrarnos en una ralentización incluso antes de que finalice la QE2 (programa de compra de bonos de la Fed que termina en junio). Los analistas de Comstock Partners citan 11 evidencias para pensar en este escenario:

1) Las ventas de vivienda de segunda mano en abril descendieron un 0.5% a 5,05 millones con respecto a los 7,2 millones en el máximo. Los inventarios aumentaron a 9,2 meses a este ritmo de ventas, la cifra más alta desde diciembre, mientras que los precios están un 5% por debajo de hace un año.

2) El inicio de construcción de viviendas en abril bajó un 10,2% hasta 523.000, algo por encima de los mínimos de la recesión, y por debajo de cualquier punto anterior a 2008. Según la Asociación Nacional de Constructores de Viviendas (NAHB, por sus siglas en inglés), el tráfico de compradores potenciales era todavía muy bajo. Hay que tener en cuenta que se trata de una organización que por lo general le da un tono positivo a los resultados.

3) Mientras que las solicitudes semanales de subsidio de desempleo descendieron a 409.000 en la semana anterior, el número se ha situado por encima de 400.000 durante seis semanas consecutivas después de un periodo largo por debajo de ese límite.

4) El índice de la Fed de Filadelfia para mayo cayó bruscamente a 3,9, una pérdida de 39,5 puntos en los últimos dos meses. Esta cifra también en muy baja si se compara la media de 32,9 del primer trimestre. Los nuevos pedidos se redujeron significativamente mientras que los inventarios también cayeron, lo que indica que la acumulación de inventarios que ayudaron a apoyar la recuperación se puede mover de nuevo en línea con la demanda, que ha crecido menos que la producción.

5) Consistente con lo anterior, la producción industrial de abril se mantuvo plana.

6) La Encuesta Empire State Manufacturing también bajó 9,8 puntos a 11,9, el nivel más bajo desde diciembre. Este índice confirma, por tanto al índice de Filadelfia, y sugiere similares resultados para el índice ISM manufacturero.

7) El indicador líder de abril disminuyó un 0,3%. Esta es la primera caída desde el pasado mes de junio, y se ajusta a lo que otros indicadores parecen decirnos.

8) Del mismo modo, el indicador ECRI semanal ha caído durante tres de las últimas cinco semanas y se ha mantenido plano desde mediados de diciembre, después de haber aumentado constantemente desde los mínimos de la recesión. Esto es indicativo de por lo menos una pausa en los próximos indicadores de crecimiento económico, y tal vez de algo peor.

9) Las ventas al por menor subyacentes de abril aumentaron solamente un 0,2%, y fueron probablemente planas o ligeramente más bajas cuando se ajustan a la inflación. Mayores ingresos por una reducción de la Seguridad Social fueron más que compensados por los precios más altos de la gasolina, unos aumentos salariales tibios, paro elevado, menores precios de las viviendas y una confianza del consumidor en niveles de recesión. Y esto sucede incluso antes del final de la QE2, que ha mantenido a flote la economía desde noviembre.

10) La encuesta de abril entre las Pequeñas Empresas ha caído 3,1 puntos en los últimos dos meses, después de haber aumentado débilmente desde los mínimos de la recesión. Incluso en los mejores niveles de los últimos meses, el dato se sitúa por debajo de cualquier nivel de su historia anterior a 2008.

11) Además de todos los problemas internos ya citados, el panorama mundial tampoco parece demasiado optimista. El indicador líder ECRI mundial de la industria tocó máximos el pasado mes de agosto en 0,7, pero en marzo se situó en 0,1. El director del ECRI apunta que hay claras señales de un giro en el crecimiento industrial a nivel mundial. La producción industrial de la UE bajó en marzo y las ventas minoristas se han mantenido planas en los últimos seis meses. En el Reino Unido no ha habido crecimiento en los últimos dos trimestres. El PIB japonés cayó un 3,7% en tasa anualizada en el primer trimestre y los efectos del terremoto solo se notaron a partir del 11 de marzo. La producción industrial de todos los países BIRC se ha ralentizado y las políticas restrictivas auguran más descensos.

Tomando todo en su conjunto, los analistas de Comstock Partners consideran que existe una alta probabilidad de que ya se esté produciendo una desaceleración de la economía estadounidense y también mundial. En los Estados Unidos la desaceleración está sucediendo sólo seis semanas antes del final de la QE2, un programa que ha sido un gran apoyo, incluso para la recuperación tibia que hemos experimentado hasta ahora.

Al mercado de acciones todo esto no parece importarle, hasta que, repentinamente, lo haga. Recordemos 1999 y 2007, cuando el mercado se mantuvo en máximos a pesar de los evidentes problemas que todos podían ver.

lacartadelabolsa.com

ABOUT THE AUTHOR: Blincacequias

RELATED POSTS

A %d blogueros les gusta esto: