Todo sobre Amistad!!

Cuento de la amistad perfecta profunda y verdadera

Posted by admin On febrero - 6 - 2009

Este es el porqué de que la gente en Vietnam cabecee asintiendo cómplices cuando alguien pone el ejemplo de Duong Le y de Luu Binh para hacer referencia a una amistad profunda, y verdadera

 

Duong era un estudiante pobre que tuvo que trabajar arduamente como obrero para pagar sus estudios. Por otra parte, su amigo, Luu Binh, había heredado una pequeña fortuna y había quedado en una buena posición para la vida. Cuando Luu Binh supo que Duong pasaba apuros en los estudios debido a las largas horas de trabajo que se veía obligado a realizar, determinó invitarle a que viviese en su hogar hasta la licenciatura.

El cuento es una narración breve de hechos imaginarios o reales, protagonizada por un grupo reducido de personajes y con un argumento sencillo. Aqui teneis una pequeña seleccion de cuentos infantiles SOBRE EL AMOR Y LA AMISTAD podeis ver mas pinchando sobre los numeros espero sean de su interes, agrado y util

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

Los dos amigos compartieron alimentos y estudios bajo de la luz de la misma lámpara. Como sucede a menudo, Duong que era consciente de su situación precaria trabajaba duramente y pasaba largas noches de estudio.

Mientras tanto, Luu Binh La seguridad de la abundancia hizo que se hiciese un presuntuoso fue perdiendo interes por los estudios. Cuando tuvieron lugar los exámenes, Duong Le supero la prueba según lo esperado, y fue designado mandarín. Luu Binh sin embargo no aprobó. El joven rico volvió a casa sin nada y despreocupado. Alegremente se perdonó a si mismo sus propias faltas malgastando su fortuna. Intentó aprobar los exámenes en otras ocasiones, pero no satisfizo sus aspiraciones.

Recordó que Duong Le estaba al cargo de una de las administraciones del distrito en la zona , se tragó su orgullo y le pidió ayuda. Pero para su sorpresa, Duong Le rechazó su petición, y no solamente se negó a recibirlo, sino que además pidió a su superior que lo enviase lejos.

Luu Binh caminaba tritemente con su paquetito de pertenencias colgando del extremo de un palo. A su paso iba contando su historia para desahogarse de la pena por las faltas que había cometido en su vida. Una noche Luu Binh llegó a una pequeña posada al borde del camino donde trabó amistad con una hermosa mujer, era joven y atractiva, se llamaba Chau Long. Le dio la bienvenida con una taza de té y le escuchó amablemente cuando Luu Binh contó de nuevo la larga historia de sus cuitas. Chau lo animó sinceramente a que intentara pasar los exámenes de nuevo. Le sugirió además que permaneciese en la posada y prometió ayudarle siempre que fuese posible.

Liberado de las tentaciones de la abundancia excesiva, Luu Binh se dedicó exclusivamente a sus estudios. Los días de molicie pasaron rápidamente y la época para las pruebas llegó una vez más. Cuando los resultados fueron publicados, el nombre de Luu Binh estaba en cabeza de lista. Lleno de alegría volvió al mesón con las buenas noticias, pero para su consternación Chau había desaparecido. La buscó por todas partes, mas no obtuvo recompensa. Finalmente, el nuevo mandarín se dio por vencido y tristemente partió a su destino para ejercer su cometido.

Pasaron los años hasta que un día, en el desempeño de sus funciones, Luu Binh tuvo que pasar por el distrito de su antiguo amigo, Duong Le. El recuerdo de la ingratitud de su amigo no evitó que le devolviera la visita. Sin embargo e inesperadamente esta vez Duong dió la bienvenida a su colega mandarín con gran placer y le ofreció té.

En tanto que bebían y hablaban, una mujer entró en el salón, se acercó sonriente a los hombres,…y ¡Oh sorpresa! La Consternación y el asombro cruzaron el rostro de Luu Binh, porque en la mujer él reconoció rapidamente a Chau, su añorada amiga de la posada

Duong Le explicó a su viejo amigo lo que en verdad había sucedido – Si simplemente te hubiera ayudado no te habrías reformado en absoluto- le contó. Por lo tanto había enviado a su propia esposa para darle ánimos y ayudarle hasta que aprobase los exámenes. Había hecho aquel sacrificio en nombre de su amistad inquebrantable. (872)