Todo sobre Amistad!!

Pequeña historia de amistad o cuento corto

Posted by admin On febrero - 13 - 2009

Competicion de Sapitos
Era una vez una competición … de sapitos. El objetivo era llegar a lo alto de una gran torre.
Había en el lugar una gran multitud, mucha gente para vibrar y gritar por ellos.
Comenzó la competición. Pero como la multitud no creía que pudieran alcanzar la cima de aquella torre, lo que más se escuchaba era “¡¡¡Qué pena !!! Esos sapos no lo van a conseguir… no lo van a conseguir…”
Los sapitos comenzaron a desistir. Pero había uno que persistía y continuaba subiendo en busca de la cima.
La multitud continuaba gritando : “¡¡¡Qué pena !!! ¡No lo van a conseguir!…”
Y los sapitos estaban dándose por vencidos. Salvo por aquel sapito que seguía y seguía tranquilo y ahora cada vez más con más fuerza.

sapitos Pequeña historia de amistad o cuento corto

Ya llegando el final de la competición todos desistieron, menos ese sapito que curiosamente, en contra de todos, seguía y pudo llegar a la cima con todo su esfuerzo.
Los otros querían saber qué le había pasado. Un sapito le fue a preguntar cómo el había conseguido concluir la prueba. Y descubrieron que… ¡era sordo!
No permitas que personas con pésimos hábitos de ser negativos derrumben las mejores y más sabias esperanzas de tu corazón!
Recuerda siempre el poder que tienen las palabras que escuchas o veas. Por lo tanto, preocúpate siempre de ser POSITIVO ! Resumiendo : Sé siempre “sordo” cuando alguien te dice que no puedes realizar tus sueños (15088)

Amistad y la vida como un gran puzzle

Posted by admin On febrero - 13 - 2009

Fue la otra tarde hablando con un amigo, cuando tratando de descifrar lo que para mi es vivir, se me ocurrió esta idea.
Pensé que la vida es como un gran puzzle, al nacer lo comenzamos, en un principio es fácil, porque son pocas piezas las que tenemos que encajar y aunque estamos empezando a descubrirlo todo, las únicas preocupaciones a la que tenemos que hacer frente, son las de comer y dormir, ya que de lo demás ya se encargan esas dos personas grandes que andan siempre pululando a nuestro alrededor y que son importantísimas para ir encajando piezas.

puzzle de la vida 300x200 Amistad y la vida como un gran puzzle

Nuestros padres son los que nos ayudan a ir colocando las primeras y quizás las más importantes, porque nos dan unas bases para empezar todo el entramado.

Todo es normal, tanto por nuestra parte como por la de ellos.

Nosotros empezamos ahora, ellos ya están de vuelta de todo.

Nosotros descubrimos nuevas cosas, ellos ya van por la síntesis. Nosotros vemos tan solo el momento presente, ellos ven una vida entera. Nosotros nos creemos capaces de todo, ellos se creen indispensables hasta para la menor cosa.

Nosotros vemos pasar el tiempo quizás demasiado de prisa, a ellos les cuesta creer que tú no eres el “mocoso” de siempre. Nosotros somos una libertad que se yergue; ellos, una autoridad que se siente algo amenazada.

Nosotros nos sentimos revolucionarios por naturaleza y quizás por ignorancia; ellos son conservadores por experiencia.

Y lo mejor del caso es que será siempre así hasta la consumación de los siglos. Porque si hay alguna cosa de lo que no cabe duda es de esto, los mismos reproches que hacemos a nuestros padres, ellos se los hicieron a su vez a nuestros abuelos, y nuestros hijos los dirigirán a nosotros algún día, quizá aún con más violencia.

Es una ley de la humanidad. Lo malo es que lo hombres tendemos a tener la memoria corta.

Ellos en su experiencia de la vida han ido aprendiendo mucho, sin embargo somos nosotros, los que tenemos que hacer nuestra vida, cada cual la suya.

Y cada persona, cada situación y cada momento son nuevas piezas que ir encajando en nuestro gran puzzle.

En muchas ocasiones dudamos de donde colocar la pieza que en ese momento cae en nuestras manos y nos sentimos confundidos, porque no sabemos si va al lado de nuestro corazón o tan solo esta allí para ayudarnos a recolocar otras que andan sueltas y no encontramos su sitio justo.

Igual que cuando abrimos la caja, día a día hay cosas nuevas que añadir, algunas son poco importantes o quizás a primera vista pueda parecerlo, pero al igual que son muchas las piezas que componen un cielo azul, todas tienen un valor incalculable, porque si falta tan solo una, las demás no tienen sentido.

vida y amistad Amistad y la vida como un gran puzzle

El ser humano es soñador por naturaleza, lo que hace que muchas veces pierda el norte real de las cosas, tenemos tantas ilusiones, hacemos tantos planes en base a lo que hemos soñado, que cuando estos fallan o no se cumplen tal y como habíamos esperado, el abatimiento nos inunda, son esos momentos en que nos encontramos con un montón de piezas y no sabemos que hacer con ellas.

Y es que no siempre depende de nosotros mismos, el conseguir que estos sueños se realicen, es cuando se mezclan las piezas de otro puzzle para formar uno mas grande.

Entonces hay un tiempo de desbarajuste total, diferentes paisajes, diferentes momentos que cada cual ha vivido por su lado y que tan solo con mucha paciencia, una gran dosis de comprensión y mucha fuerza de voluntad se pueden ir superando.

Son esas vivencias que a lo largo de todo este tiempo hemos tenido las que nos forman como personas, en las que nuestra personalidad se basa, para que a la hora de reaccionar ante estos momentos de desconcierto, tomemos las decisiones más oportunas.

Y aunque no siempre son las mejores, ni las que nos hacen más felices, tenemos que colocar esas piezas también, encajarlas como mejor podamos dentro de nuestra mente y lo que es mas importante dentro de nuestro corazón.

En muchas ocasiones complicamos las cosas mas sencillas, gracias a Dios los hombres tenemos el don de la palabra y cuantas veces desperdiciamos esta gracia y callamos en los momentos en que una sola palabra haría que encajaran cien piezas de golpe.

Y ¿por qué? Por nuestros miedos, tantos miedos que nos detienen, tantos miedos que nos coartan.

Que pensaran los demás de mi si en este momento encajo esta pieza en mi vida, que dirán de mi si no hago, precisamente, lo que ellos esperan que haga.

Y hasta ese extremo llegamos a condicionar nuestras vidas, que en la mayoría de casos, nos perdemos lo mejor que nos tiene guardado.

Las sorpresas que nos depara el destino y que hacen que merezca la pena seguir sin rendirse.

A veces esos trozos que forman nuestro puzzle cambian de valor y lo que hasta hace un tiempo era pieza base en nuestra vida, en donde giraba todo a su alrededor, por un motivo u otro pasa con el tiempo a un segundo plano.

Podrían ser los amigos que en nuestro camino encontramos y que en su momento son tan importantes y que el tiempo o la distancia hacen que se olviden, aunque no del todo, porque cada una de las personas que a lo largo de nuestra vida conocemos hace que se enriquezca esta.

Inevitablemente algunas dejan un rastro de dolor a su paso y una marca de la herida que causo, que como una pequeña cicatriz, en un principio duele a rabiar, para acabar dejando tan solo una señal que con el tiempo, casi ni la vemos o que solo nos acordamos de ella en contadas ocasiones.

Son surcos de unión entre pedazo y pedazo, necesarios para que todo encaje, porque al igual que no sabríamos distinguir entre penas y alegrías, sino hubiera de las dos cosas para poder comparar, tampoco sabríamos cuando algo es bueno, si no tuviésemos algo de malo.

Disfrutamos el doble de un día de sol si el anterior fue triste y lluvioso.

Ya se que son tópicos, pero cuantas veces en situaciones que nos creemos al limite de nuestras fuerzas, cuando no encontramos la salida, cuando parece que todo nuestro puzzle se nos cae encima, porque alguien ha dado un fuerte golpe encima de la mesa y nos ha descolocado todo.

Olvidamos que no es así, que de una forma u otra se sale, mas o menos dañado, pero mientras se tiene un aliento y un latir en el corazón, el paisaje de nuestra vida seguirá pintándose pieza a pieza. (481)

Decalogo de la amistad todo sobre la amistad

Posted by admin On febrero - 13 - 2009

Definición
Amistad
es un sentimiento compartido con otra persona, donde se busca el bien común, una palabra de consuelo, una sonrisa franca o un abrazo sincero.

Tema

Debemos considerar la verdadera amistad cuando existe una unión desinteresada, cordial, abierta, en la que hay un interés mutuo por los problemas, éxitos o sufrimientos del amigo; se debe cultivar con pequeños detalles de gratitud por todo lo que se recibe de ella.

La amistad comienza por la simpatía y el agrado que se siente al encontrarse personas que tienen cosas en común con nosotros. Te empiezan a interesar las cosas del amigo y tú encuentras con gusto que a él también le interesan las tuyas. Es muy agradable saber que cuentas con alguien que te quiere y te comprende y que comparte muchos de tus gustos y de tus ideas.

Sin embargo, no se limita con esto la verdadera amistad; tiene ciertas características y exigencias. El amor en la amistad se convierte en amor incondicional, cuando buscas el bien de tu amigo, cuando respetas sus ideas, cuando lo aceptas tal y como es, cuando lo ayudas a crecer y superarse; si quieres una verdadera amistad, sin prisas, busca el conocimiento de la otra persona, resalta sus virtudes, minimiza sus defectos, y con mucho amor hazle reconocer sus errores.

te echo de menos Decalogo de la amistad todo sobre la amistad

Sabías que… una buena amistad tiene tres cualidades básicas: que sea buena, fiel y accesible.

* Buena.- Un verdadero amigo te induce siempre a hacer algo bueno, que no dañe tu cuerpo, es con quien te diviertes sanamente, compartes lo que sabes y lo que tienes. Por lo tanto, un amigo verdadero nos invita únicamente a realizar buenos actos o hacer cosas de las que no nos arrepentiremos, donde no se lastime a los demás.

* Fiel.- Porque al amigo se le puede confiar todo, con la certeza de que su consejo será el indicado, su apoyo es incondicional; no sólo está a tu lado cuando las cosas van bien, aún cuando hemos fallado tenemos su comprensión. Con él podemos llorar, reír, cantar, divertirnos, hablar o callar. En una palabra, podemos ser nosotros mismos; posiblemente no nos apruebe ni aplauda nuestra conducta, pero nos respeta y acepta, jamás le cuenta a nadie lo que le hemos confiado. En eso se basa la confianza de que se puede hablar libre y sinceramente de todo lo que nos pasa.

* Accesible.- Para que haya una verdadera amistad, necesitamos tener una buena comunicación, sentirla cerca aunque se encuentre lejos. Saber que está disponible y que si les necesitamos, se le puede ir a buscar. Si las circunstancias nos separan, nos hacemos presentes a través de una carta, una llamada, etc., porque una amistad es como una plantita, que debemos cuidar, regarla y estar al pendiente para que pueda florecer. Si nos olvidamos de ella y no la regamos, cuando la volvamos a ver, estará débil para volver a florecer. Si a un amigo lo vemos muy de vez en cuando, será difícil tenerle confianza como para descubrirnos ante él como somos.

No es fácil ser o encontrar amigos verdaderos; sin embargo, tener un buen amigo es el mejor tesoro que podemos tener en la vida.

Pienso positivamente
“Cuando se viven los valores entre amigos, ese amigo es un tesoro”.

“Escuchar es la fuente de la armonía”.

“La felicidad nos llega si sabemos que ha triunfado la amistad”.

Para reflexionar

Decálogo de la amistad

1. Es fácil querer tener un amigo, es más difícil serlo.
2. No te preocupes de recibir sino de dar.
3. No temas disgustar a tu amigo. Enséñale que el amigo verdadero es el que está dispuesto a disgustarnos cien veces con tal de sernos útil una sola vez.
4. El primer deber de un amigo: motivarlo para que sepa que creemos en él.
5. Ábrete sinceramente. Tienes que ser como el río, que alimenta las tierras y nunca niega sus aguas.
6. La confianza es el vestíbulo de la amistad.
7. No aceptes al amigo que no te contradice, pues lo hará pensando que sólo quiere tu bien, aunque en ocasiones piense diferente a ti.
8. No te dejes llevar del corazón ni de la prisa al elegir a tus amigos.
9. La humildad entre amigos gana el corazón de ambos.
10. Aprende a amar con el corazón para así disculpar.

Qué implica la amistad en la familia

* Tratar con delicadeza y amor a las personas que tratas
* Considerar las actividades domésticas, tal como la preparación de alimentos y el recoger la ropa, como un acto de amor por la familia
* Disfrutar el éxito de los demás como sí fuera el nuestro
* Mostrar apoyo mutuo al escuchar las ideas del otro sin enojarse (1989)

Amistad a primera vista Amor

Posted by admin On febrero - 13 - 2009

El flechazo es un arrebato pasional que altera profundamente, da un bienestar mágico y milagroso, y te cambia la vida de color.

¿Cada vez que lo ves tu corazón se acelera, el estómago te hormiguea y el sudor recorre tu hermosa anatomía? Entonces te tenemos una noticia: Cupido, ese inquieto niño con alas y ojos vendados, ha vuelto a hacer de las suyas y éstos son algunos de los efectos del dulce veneno de su flecha.

El flechazo

‘Cuando vives una loca pasión, están entrando en juego reacciones bioquímicas en tu cerebro, que te hacen sentir en un estado de plenitud y ver a tu chico como el hombre ideal’, asegura la psicóloga Isabel Menéndez.

La excesiva rapidez e intensidad con que se produce el amor a primera vista se debe a que descubres que él se ajusta a tu modelo de pareja ideal. Este arrebato pasional es un golpe emocional que te altera profundamente, lo sientes mágico y milagroso, te da un extraordinario bienestar y te cambia la vida de color.

precioso duende 300x294 Amistad a primera vista Amor

Estar al lado de él es tu única necesidad y deseo, y al acercarte a él te relajas, desaparecen tus tensiones. Creas con él un mundo propio y sólo te interesa lo que está dentro. Te sientes indestructible si estás junto a él y vulnerable si se separan. Sientes cómo él te complementa y esta ilusión te convierte en una persona feliz.

El chispazo inicial

El flechazo es un enamoramiento repentino, sin embargo no sólo provoca sentimientos pasajeros, pues la percepción inicial tiene más importancia de lo que te imaginas.

Si tuviste una primera impresión buena con un chico, hay más posibilidades de que conforme se vayan conociendo mejor, esa chispa se convierta en una relación amorosa duradera.

Pero si fue desfavorable, es preferible que por un tiempo dejes de tener contacto con él, permitas que pase un tiempo para que olviden esa sensación negativa, y puedan darle después una nueva oportunidad a la relación.

Ansia de amar

Según los expertos, estamos programados para desapasionarnos después de 18 a 30 meses de relación de pareja. En ese momento la pasión puede terminar, pero también puede transformarse en una fuerte unión controlada por el amor y la afinidad.

Si deseas que ese primer deslumbramiento se transforme en una relación profunda, debes saber manejar adecuadamente tus sentimientos.

Si evaporas tu sentido crítico respecto a tu amado, lo ves lleno de virtudes y lo idealizas, puedes condenar el romance a que desaparezca tan rápido como surgió, pues cuando descubras que todo estaba en tu propia cabeza, harás que la relación termine.

Si llevas mucho tiempo sin tener una pareja estable, estás ansiosa por encontrar a alguien para recuperarte de una mala experiencia, sólo buscas aliviar tu soledad, o empiezas a planear toda una vida juntos cuando apenas comienzan a enamorarse, creas una urgencia sentimental por incluir a alguien en tu vida, que sólo le robará etapas necesarias al curso normal de una relación que necesita evolucionar.

Obviamente en la primera cita no es fácil que captes señales de alarma sobre tus propias intenciones, porque todos tendemos a autoengañarnos. Pero puedes poner atención a la actitud del chico, a lo que hace y dice, y analizar si tienen afinidad de caracteres y expectativas. Esto no significa excluir a nadie de entrada, sino darte la oportunidad de disfrutar todas las etapas de la relación.

love amor 300x246 Amistad a primera vista Amor

Fórmula para amar

Para que la repentina pasión no se extinga deprisa y evolucione en un amor duradero, tiene que pasar por varias pruebas y profundos cambios internos.

Mientras vives la pasión, niegas los defectos de él, en lugar de reconocer a tu pareja tal y como es, y no cómo tú quieres que sea. Cuando reconoces y aceptas sus puntos débiles, vives el amor verdadero. Esto sólo es posible cuando tú misma te aceptas y te quieres tal y como eres, en vez de intentar complementarte con él.

La pasión te hace vanidosa y el amor te vuelve sencilla. La pasión es fugaz y el amor se trabaja cada día. Además, la pasión excluye todo lo que no es fogosidad, mientras que el amor incluye todo lo que enriquece a los miembros de la pareja.

Amar o depender

Las mujeres emocionalmente dependientes son propensas a encadenar una relación con otra para no sentirse solas. A la primera mirada que cruzan con un hombre, caen víctimas del flechazo, idealizan la relación y creen que han hallado al compañero de su vida. Esa fuerte necesidad de encontrar alguien hace que sus exigencias se reduzcan al mínimo.

Pero según la psicóloga, son más propensas al arrebato emocional las personas impulsivas, que se encuentran indefensas, en un estado de soledad, disconformes consigo mismas, lo cual las hace desear que alguien las salve de la realidad y las lleve a un mundo de ilusión.

‘Ese estado de ánimo es propicio para sentir esta exaltación amorosa que las transporta a un mundo que satisface sus necesidades psicológicas. Por eso una época favorable para el flechazo es la adolescencia, pues es cuando la personalidad está formándose’, señala la experta.

Con el enamoramiento comienza el “renacimiento”, hay una nueva forma de observar el mundo, un margen de esperanza en el intrincado laberinto de las pasiones y de los deseos.

“Yo, atendiendo únicamente a la llamada de mis sentimientos, abrazo la posibilidad de un amanecer irrepetible, que abrirá sus ojos para presenciar la escena de la dicha de quienes aman. Antes de que el último rayo desaparezca, compartiré mis sueños contigo. Así es mi deseo. Y no he de rechazar esta brillante idea, que se apodera de mí, y la hago mía, antes de que mi mirada se pierda en la densidad del horizonte”.

Quien se dice sentir bajo los efectos de dicho proceso repite estas palabras, y con ellas comienza a creer que ante su mirada se abren las puertas que dan acceso a la posibilidad de amar, porque ya está bebiendo sus jugos, antes incluso de que haya sido capaz de dirigirse hacia su fruto ansiado, antes, incluso, de haber experimentado.

Y sin planteamiento previo, lejos de cualquier argumentación racional, un gran número de personas en todos los rincones del mundo, va descubriendo la existencia del amor…

¿Hasta que punto somos capaces de mitificar esta sucesión de hechos?. ¿Hasta que punto nos dejamos arrebatar por una experiencia supuestamente superior a nuestras fuerzas?.

La respuesta la encontramos en la misma esencia que otorga una gran fuerza a este sentimiento. Una fuerza que se sostiene en una absoluta fidelidad que forma parte de la creencia.

Pero la constancia se debilita. A nuestro alrededor el escepticismo parece tener con el tiempo una mayor presencia de adeptos. Parece ser que se va generando en nuestro entorno cierta actitud de recelo, un convencimiento de que existe otra realidad que poco o nada tiene que ver con los mitos que hasta ahora han estado presentes en tantos hogares.

Podríamos decir que, en realidad, las vivencias que transcurren en el día a día no coinciden con la puesta en escena que se había venido estableciendo hasta no hace mucho tiempo.

El cambio nos sorprende cuando intentamos perfilar el ritmo cansino que lleva el universo de los sentimientos. Y la historia nos delata que la construcción amorosa no ha sido una y única, sino que dependiendo del momento histórico nos encontramos con sucesivas transformaciones que han posibilitado que cada cultura tenga su propia identidad.

Al margen de que sean las propias experiencias personales las que van posibilitando que haya infinidad de concepciones respecto a esta emoción, ello no impide que podamos ir diseñando un marco en el que se puedan observar nuevas articulaciones en las relaciones sociales. Es decir, nuevas formas de vivir el amor y la sexualidad. (195)

Reflexiones sobre la amistad y el Amor humano

Posted by admin On febrero - 13 - 2009

Se ha recordado recientemente el “día del amigo“. Vamos a hablar de la amistad. No porque sigamos esta moda, sino porque asignamos importancia a la amistad. Se nos vienen imponiendo, mediante innumerables “días de…” que con motivos más o menos insulsos o lucrativos se lanzan permanentemente, una especie de “santoral laico” que es ajeno a nuestra tradición cristiana. Sin embargo vale la ocasión en que muchos recuerdan un tema, para reflexionar sobre textos de autores venerables respecto a dicho tema. Al buen amigo de esta revista que nos los hizo llegar y al -para nosotros desconocido- autor de la recopilación, nuestro agradecimiento y amistad.

heart amor y amistad 300x271 Reflexiones sobre la amistad y el Amor humano

Si destierras de ti a Jesús y lo pierdes, ¿adónde irás?… ¿a quién buscarás por amigo?

Sin amigo no puedes vivir contento… y si no fuere Jesús tu especialísimo amigo, estarás muy triste y desconsolado.

Pues sobre todos tus amigos sea Jesús amado singularísimamente.

Ama a todos por amor de Jesús, y a Jesús por sí mismo. Sólo a Jesús se debe amar singularísimamente, porque Él solo se halla bueno y fidelísimo, más que todos los amigos. Por Él y en Él debes amar a amigos y enemigos y rogarle por todos.”

Imitación de Cristo, II, 8

“No es posible ser amigo de muchos con amistad perfecta”

¿QUÉ ES LA AMISTAD?

“El amigo es otro yo”

Aristóteles[1]

1- Evidentemente, la condición previa de la amistad es el conocimiento mutuo. Porque, ¿cómo habríamos de amar a aquel que no conocemos? Esto es, tal vez, una verdad de Perogrullo, pero que no todos tienen en claro. Porque muchos hablan de sus ?amigos?, y se trata de personas a las que apenas conocen. Nosotros, contrariamente a lo que dice Kempis y ?alguien más?, creemos que la familiaridad no engendra desprecio, sino amistad.

(Ecle. 6, 6: “Vive en amistad con muchos… pero toma a uno entre mil para consejero tuyo.”

Ecle. 6,7: “Si quieres hacerte amigo con uno, sea después de haberle experimentado y no te entregues a él con ligereza”).

2- De ese conocimiento y frecuentación nace el amor.

“Puesto que la amistad consiste mas bien en querer y alabamos a los que quieren a sus amigos, querer parece ser la virtud de los amigos de suerte que aquellos en quienes se da esto como es debido, esos son amigos seguros y lo es su amistad.” (Ética, libro VIII, 1159 b)

“La amistad es lo más perfecto en la línea del amor. Por tanto en este género debe incluirse la caridad, que es una cierta amistad entre el hombre y Dios” (3 Sent. d. 27, a.2, 1)

[2]

No toda amistad implica caridad, ya que existe la amistad en el orden natural (es decir, afecto natural)… ni toda caridad implica amistad, ya que Dios puede amarnos, y sin embargo, nosotros no corresponder a ese amor.

Obviamente, no puede existir amistad sin correspondencia en el amor (no hay amistad de uno sólo). “Para que la amistad sea firme y verdadera, los amigos deben amarse mutuamente” (In Jn. XIII, l.7, 1838)

[3].

“Cuando el afecto o el apetito se llena de la forma del bien que es su objeto, se complace en él y de tal manera se le une que permanece fijo en él… y entonces decimos que lo ama. Por tanto el amor no es otra cosa que la transformación del afecto en la cosa amada.” “Y ya que cuanto se convierte en forma de otro se hace uno con él, así por el amor que ama se hace uno con el amado, que es la forma del amante. Por ello dice el Filósofo en Ethic. IX que el amigo es otro yo” (3 Sent., d.27, q.1, a.1)

3- Sin embargo: “Los sentimientos de afección que se tiene a los amigos, y que constituyen las verdaderas amistades, tienen su origen, al parecer, en la que el hombre se tiene a sí mismo” (Ethic. IX, c.4)

“Se concede que debe amarse, sobre todo, al que es nuestro mejor amigo, siendo el mejor amigo el que quiere más sinceramente el bien de su amigo por este amigo mismo … Pero éstas son precisamente las condiciones que se cumplen cuando se trata de sí mismo, así como se dan igualmente bajo esta relación todas las demás condiciones, en vista de las que se define habitualmente el verdadero amigo, porque ya hemos sentado que todo sentimiento de amistad parte, ante todo, del individuo, para derramarse después sobre los demás” (c.8).

Y existe una razón profunda: estamos hechos a imagen y semejanza de Dios, por lo que amamos como Dios ama. ¿Cómo ama Dios? Primero se ama a sí mismo y de la superabundancia de ese amor nos ama a nosotros. Y nosotros amamos a Dios, porque es nuestro bien. Dios quiso para nosotros, como fin de nuestra existencia, la felicidad. Ahora bien, la felicidad real y perfecta no es otra que Dios mismo (II-II, q. 27, a.3).

En efecto, dice Santo Tomás: “Ex hoc … aliquid dicitur amari quod appetitus amantis se habet ad illud sicut ad suum bonum. Ipsa igitur habitudo vel coaptatio appetitus ad aliquid velut ad suum bonum amor vocatur … Unumquodque amamus inquantum est bonun nostrum”. (De Div. Nom. c.4, l.9) Y por eso: “in quantum vero ipsum suum velle quo bonum suum vult et suum esse et sua substantia, Deus est suus amor” (c.4, l.11).

San Bernardo dice que el hombre no puede amar, sin amarse (De Dil. Deo, VIII, 23):

“La unión, con respecto al amor, tiene una triple relación:

- un tipo de unión es causa del amor, y ésta es la unión substancial respecto al amor con que uno se ama a sí mismo…

- en cuanto al amor con que uno ama a los demás, se trata de una unión de semejanza…

- finalmente, hay una unión que es esencialmente el mismo amor: se trata de la unión según el afecto, la cual se asemeja a la unión substancial, en cuanto el amante, en el amor de amistad, se une con el amigo como consigo mismo” (I-II, q. 28, a.1, ad 2… Cf. 3 Sent. d.27, a.1., a.1 c.)

4 – La amistad es necesaria a la felicidad del hombre:

“… Es lo más necesario para la vida. Sin amigos nadie querría vivir, aun cuando poseyera todos los demás bienes… hasta los ricos y los que tienen cargos y poder parecen tener necesidad sobre todo de amigos… porque, ¿de qué sirve esa clase de prosperidad si se la priva de la facultad de hacer bien, que se ejerce preferentemente y del modo más laudable respecto de los amigos? ¿O cómo podría tal prosperidad guardarse y preservarse sin amigos? Porque cuanto mayor es, tanto más peligra. En la pobreza y en los demás infortunios se considera a los amigos como el único refugio. Los jóvenes los necesitan para evitar el error… los viejos para su asistencia y como una ayuda que supla las menguas que la debilidad pone a su actividad… los que están en la flor de la vida, para las acciones nobles: “dos marchando juntos”, así, en efecto, están más capacitados para pensar y actuar” (libro VIII, 1155 a).

“No es posible que un hombre solo pueda ser feliz. Esto contraría la voluntad de todos los hombres. Ninguno puede elegir una vida únicamente para sí, quiero decir, solo, aun cuando gozase de todos los otros bienes.”

“Parece irrazonable que un hombre feliz tenga todos los bienes exteriores, y carezca de amigos… puesto que los amigos son el mayor de todos los bienes exteriores” (In Ethic., IX, c.10)

“Sine amico nemo vivere potest” Nadie puede vivir sin amigos(II-II, q. 74, a.2)

(Cf. Cicerón, Amicitia, 6 y 23)

“Un hombre solo no puede alegrarse de nada, sino cuando tiene amigos para compartir dicho bien”

(In Ps. 8, 5)

5- Amistad natural – sobrenatural

1. Según Aristóteles “hay tres especies de amistad que corresponden a los tres grados de afección” (Etica, VIII, c.3). Y Santo Tomás retoma esta clasificación en diversos lugares[4].

“La primera y verdadera amistad será para nosotros la de los hombres virtuosos y buenos, que se aman en cuanto son buenos y virtuosos. Las otras amistades lo son verdaderamente por su semejanza con ésta. Los que son amigos por estos motivos inferiores, lo son siempre bajo la influencia de algo bueno, así como de algo semejante que hay entre ellos y que los aproxima, porque el placer es un bien a los ojos de los que lo buscan” (Ethic. VIII, c.4).

2. San Agustín:

“Mi amigo me es familiarísimo… concuerda conmigo en lo que respecta a la religión, lo cual es indicio clarísimo de un verdadero amigo… porque la amistad ha sido definida de modo rectísimo y santísimo como el sentir igualmente sobre todas las cosas humanas y divinas, con benevolencia y caridad”

[5] ( Contra Acad., III, c. 6, n. 13).

“Verdaderamente ama a su amigo quien ama a Dios en el amigo, o bien porque Dios está en el amigo, o para qué esté en el amigo”. (Sermo 361, 1, In Dedic. Eccl. II, 2)

Santo Tomás

[6]:

“La amistad es lo más perfecto entre todo aquello que se refiere al amor, y todo lo incluye” (3 Sent., d. 27, q. 1, a. 1 c.)

“La caridad no es un simple amor, sino que tiene razón de amistad” (II-II, q.25… a. 2 )

[7]

“El amor del amigo es por tanto algunas veces menos meritorio, porque el amigo es amado por sí mismo, pues les falta la razón de la amistad de caridad, que es Dios”. ( II-II, q. 27, a.8, ad 2)

“Creyó Abraham en Dios, y le fue reputado como justicia, y fue llamado amigo de Dios” (Sant. 2,23)

Y “hablaba cara a cara con Moisés, como suele hacerlo un amigo con su amigo” (Ex. 33,11)

Un amigo, un tesoro

“Pero la amistad no es sólo algo necesario, sino algo hermoso. Efectivamente, alabamos a los que aman a sus amigos, y el tener muchos amigos se considera como una de las cosas mejores, y hasta identificamos en nuestra opinión hombres buenos y amigos”. (Etica, Libro VIII, 1155 a)

“El amigo fiel es una defensa poderosa… quien le halla, ha hallado un tesoro”.

Ecle. 6, 14-15:

“Nada hay comparable al amigo fiel… ni hay peso de oro ni plata, que sea digno de ponerse en balanza con la sinceridad de su fe.”

Ecl. 4, 9-10:

“Mas valen dos que uno solo… porque así sacan más fruto de su trabajo. Pues si caen, el uno puede levantar a su compañero. Mas ¡ay del solo si cae y no hay segundo que le levante!”

El amigo, don de Dios

“Bálsamo de vida y de inmortalidad es un fiel amigo… aquellos que temen al Señor le encontrarán.

Eclo. 6,16-17:

“Quien teme Dios logrará igualmente tener buenos amigos… pues como él así es su amigo”.

¿CUÁLES SON LOS RASGOS DE LA VERDADERA AMISTAD?

Ciertos puntos en común:

“Unos la consideran como una especie de semejanza, y que los que son semejantes se hacen amigos, y por eso se dice ?tal para cual?, ?cada oveja con su pareja?, etc.” (Etica, VIII, 1155 a)

“Como la amistad consiste en una cierta igualdad, quienes son muy desiguales no parece que puedan unirse en amistad. Así, pues, para que pudiese existir una mayor familiaridad entre el hombre y Dios, convenía en beneficio del hombre, que Dios se hiciese hombre… porque aun en el nivel natural, sólo uno un hombre es amigo de otro hombre” (C.G. IV, c.54, n.6)

“En el amor de amistad salimos de nosotros mismos, hacia aquellos que están fuera de nosotros mismos, hacia aquellos que están fuera de nosotros: porque los consideramos, al amarlos con este tipo de amor, como si fuesen nosotros mismos… y así, el don que les comunicamos es nosotros mismos. Por ello en el amor de amistad la semejanza es causa de amor… pues no amamos al otro sino porque nos sentimos unos con él”. (In Jn., XV. l. 4, 2036)

“Uno ama a otro como a sí mismo, porque mantiene con él una comunión mutua… pues cuando dos seres conviven en una sola cosa, pueden considerarse bajo ese aspecto como una sola cosa… y así, cada uno considera al otro como a sí mismo”. (De Perf. Vitae Spir., c.13)

“Entre dos personas puede haber amor, pero no amistad, cuando existe una gran distancia entre ellas… porque no pueden compartir al mismo nivel, lo que es propio de la amistad. Dios, sin embargo, aunque dista infinitamente de las creaturas, no obstante actúa en todas y en todas está presente… por ello puede salvarse (en El) la esencia de la amistad”. (3 Sent. d.1, q.1, a.1, ad 2).

“También se dice a veces que el amigo es el que convive con nosotros, que tiene los mismos gustos, que se regocija con los mismos goces, que se aflige con los mismos pesares”. (Etica, IX, c.4)

2- El amigo ama lo que ama el amigo:

“Por eso es propio del amigo tener un mismo querer y no querer con el amigo” (C.G., l.4, 21, n.8)

“El amigo no ama solamente al amigo con quien está unido por amor de amistad… sino también todo aquello que le pertenece, aun cuando no espere de ello un amor en correspondencia” (3 Sent. d. 27, q.2, a.1, ad 8).

Amamos a los amigos de nuestros amigos, aun cuando, tal vez, no lo sean nuestros:

“La amistad se extiende a otro, de una doble manera:

Primera, en sí misma, la amistad sólo se dirige al amigo.

- Pero de otra manera, se dirige también a otro, por motivo de otra persona… como si alguien tiene amistad con un hombre, por motivo de él extiende tal amistad a cuantos le pertenecen, aun a aquellos que tal vez nos ofenden u odian”. (II-II, q. 23, a.1, ad 2… cf. ad 3)

“Mientras mayor y más profunda es la amistad con una persona, tanto más tiende a abrirse a otros por razón del amigo…” (De Carit., q. 1, a.4., ad 11… Cf. I-II, q. 23, a.1, ad 2)

3- Apoyar al amigo en las dificultades y alegrarse en sus gozos:

“Porque es propio de la amistad que el amigo se deleite con la presencia del amigo, que se goce con sus obras , y encuentre en él consuelo de todas sus ansias. Por eso en todas nuestras tristezas acudimos de inmediato a los amigos para consolarnos.” (C.G.IV, 22, n.22)

“Verdaderamente sólo debe llamársele cuando, sin gran sacrificio suyo, puede hacer un gran servicio. Por opuestos motivos, los amigos deben ir en busca de sus amigos desgraciados, sin necesidad de que se les llame, y siguiendo sólo el impulso del corazón, porque es un deber del amigo pagar necesidad de él y no lo reclama… es a la par lo más bello y lo más dulce para ambos” (Ethic. IX, c.11)

“En el amor de amistad el amante está en el amado, en cuanto juzga suyos los bienes y los males del amigo, haciendo suya la voluntad del amigo. Es como si él mismo sufriese y se sientiese afectado con el bien o el mal del amigo. Por ello es propio de los amigos el gozar y el entristecerse por los mismos motivos … Y así, en cuanto el amigo estima como propio todo cuanto corresponde al amigo, el amante está en el amado, haciéndose con él una misma cosa” (I-II, q.28, a.2)

“Todo lo que ama, es deleitable para quien lo ama, puesto que el amor es una unión y connutariladad con el amado” (I-II, q.32, a.3, ad 3)

“La compasión del amigo sirve de consuelo: porque la adversidad se convierte en un solo peso llevado por los dos… y especialmente porque toda tristeza disminuye con la mezcla del amor. Porque es algo sumamente deleitable experimentar la amistad del otro, lo que nos sucede especialísimamente cuando el otro nos muestra su compasión en la adversidad”.(In Job, II, l.1, a.2)

“Es costumbre de los amigos, cuando uno de ellos va a ser exaltado, que esto sirva para que otro no se desconsuele por su partida” ( In Jn. Xiv, l. 8, 1966).

” Y porque la tristeza y el dolor son causadas por el propio mal, en tanto que uno se entristece o duele de la tristeza o miseria ajena en cuanto la aprehende como suya. Y esto sucede doblemente: de una manera, en cuanto a la unión afectiva, lo que sucede por el amor. Porque el amante considera a su amigo como a sí mismo, y el mal de aquél como suyo propio: por ello sufre con el mal del amigo, como con el propio” (II-II, q.30, a.2).

4 – La convivencia: “La amistad consiste en una sociedad, en la cual los amigos se aman entre sí, conviviendo y haciendo las mismas cosas” (3 Sent., d.28, q.1, a.1… Cf. III, q.75, a.1).

La amistad es un hábito que consiste en un amor permanente, de una ?cuasi virtud?, que exige por tanto continuidad.

” Ni la amistad ni la caridad pueden existir sino entre aquellos que participan de una misma vida” (3 Sent. d. 28, q.1, a.3)

5- Corresponder al amor del amigo: “… Porque ésta es la intención principal de quien ama: el que el amado le corresponda con amor: pues a ello tiende principalmente el empeño del amante: a atraer hacia su amor al amado… y si esto no sucediese, necesario sería dejar de amar” (C.G. III, c.151, n.2)

Pero “En la amistad sucede que, en ocasiones, no es posible responder por vía de igualdad… sino basta que, para darse amistad en condición de igualdad, el amigo corresponda con lo que pueda” (1 Sent. d.17, q.1, a.1, ad 7)

6- La confianza más absoluta: al amigo se le puede comunicar los pensamientos, los dolores, las vivencias, más íntimos, con la seguridad de que no las comunicará a nadie sin nuestro consentimiento.

“Sólo a los amigos se revelan los propios secretos” (I-II, q.172, a.4, ad 2)

“Siendo signo de verdadera amistad comunicar al amigo los propios secretos del corazón … les dio signo de una verdadera amistad por lo que a su parte tocaba…” (In Jn. XV, l.3, 2016)

“Entre los amigos sólo hay un alma y un corazón… por ello no parece que un amigo ponga fuera de su corazón lo que revela al amigo”

“No sólo es propio de la amistad que el amigo revele al amigo sus secretos, sino es necesario también que le comunique todo cuanto tiene … es decir, que venga en su auxilio proporcionándole todo cuanto es suyo… por eso es propio del amigo tener un mismo querer y no querer con el amigo”.

(In Jn. XV, l.3, 2016… C.G. IV, c.21, n.6, y c.22, n.2).

“Así muestra cómo fue privilegiada tal revelación, en cuanto él (Moisés) reveló sus secretos más familiarmente que a los demás, como se habla con un amigo” (4 Sent., d.49, a.7, ad 4)

7- Dar todo por el amigo: “Lo que hacemos por los amigos, es como si lo hiciésemos por nosotros mismos” (I-II, q.77, a.4, ad 4)

“… Al amigo basta exponer la necesidad del amigo, sin añadir petición alguna… pues el amigo quiere el bien de su amigo como si fuese suyo, y está dispuesto a aliviar también el mal del amigo como el suyo propio. Lo que es verdad cuando el amigo ama verdaderamente.” (In Jn. XI, L.1, 1475).

“Hay quienes desprecian los bienes exteriores por el amor del prójimo, o bien administrando todo cuanto poseen en favor del otro, o bien ayudando con ello totalemente a sus necesidades.

Un segundo grado de amor sería que alguno se entregase a toda suerte de trabajos por el amor del prójimo …

Y el tercer grado de amor sería el que entregase su vida por sus hermanos … Y no puede pensarse en un grado de amor más elevado … Por lo que en ello consiste toda la perfección del amor fraterno”. (De Perf. Vitae Spir., c.14).

“Y como aquello que hacemos o padecemos mediante los amigos parece que de la misma manera lo hacemos y sufrimos por nosotros mismos, porque el amor es una virtud que de dos amantes hace uno en cierto modo, por ello no contraría el orden de la justicia el que uno quede libre por la satisfacción que su amigo ofrece por él” (Compl. Theol., 1, c.226).

“Es propio de los amigos tener en nada toda renuncia por el amigo, como dice Prov. 12. Y así, para los amigos de Dios no es ningún escándalo sufrir daños y castigos por Cristo.” (In Jn. XVI, l.1, 2069).

“Un amigo verdaderamente ama a su amigo cuando es capaz de ausentarse del amigo, aun por el bien del amigo” ( De Carit., q.1, a.11, ad 6… Cf. II-II, q. 184, a.7, ad 2)

San Ignacio de Loyola dice en sus Ejercicios: “El amor consiste en la comunicación de las dos partes, es a saber, en dar y comunicar el amante al amado lo que tiene o de lo que tiene o puede, y así, por el contrario, el amado al amante… de manera que si el uno tiene sciencia, dar al que no la tiene, si honores, si riquezas, y así el otro al otro” (Contemplación para alcanzar amor).

Excelencia del amor al amigo: es más importante que amar al enemigo.

“Si nos preguntásemos qué es mejor y más meritorio, si amar al amigo o al enemigo, podríamos distinguir dos aspectos de este amor: primero, de parte del prójimo a quien se ama, y segundo de parte del motivo por el que se ama. En cuanto a lo primero, el amor al amigo es más elevado que el del enemigo. Porque el amigo es mejor y está más unido a nosotros, de donde es alguien a quien más conviene amar… y por tanto el amor que a él dirigimos es mejor. Por consiguiente lo opuesto es peor: quiero decir, es más grave odiar al amigo que al enemigo … Pues como el fuego más fuertemente quema a aquel que le está más cercano, así también la caridad ama con mayor fervor a quienes le están más cercanos. Por ello, considerado en sí mismo, el amor al amigo es más ferviente y mejor que el amor al enemigo” (II-II, q.27, a.7… Cf. De Car., q.1, a.8, ad 17).

7- El desinterés: “Lo propio del amor de amistad, aun cuando se le pudiesen seguir algunas utilidades, es que no ponga en ellas el ojo el amante, sino en el bien del amado. Por ello en el corazón del amante prevalece el bien amado sobre todos los demás amores o utilidades que puedan seguirse del amado” ( 2 Sent. d.3, q.4, a. 1).

“Se ama la felicidad grandemente, pero como un bien que se desea… en cambio, al amigo se le ama simplemente, como aquel a quien se desea dicho bien” (I-III, q. 2, a.7, ad 2).

“Puede afirmarse que uno tiene un éxtasis en la parte apetitiva cuando su deseo sale en cierto modo de sí mismo para dirigirse al otro … Este éxtasis directamente produce el amor, que en absoluto es amor de amistad, y sólo relativamente de conscupiscencia… pues en el amor de amistad el afecto del amigo sale simplemente de sí, porque quiere el bien del amigo, y le hace el bien, y tiene cuidado de él, y provee por su bien, en favor del amigo mismo” (I-II, q.28, a.3)

8- La fidelidad

Eclo. 6,15: “Nada hay comparable al amigo fiel”

Eclo. 22, 28.29.31:

“Guarda fidelidad al amigo en medio de su pobreza, a fin de poder de gozar también de su prosperidad.”

“En el tiempo de su tribulación manténte fiel a él, si quieres también ser llamado a la parte de su herencia.”

“No me avergonzaré de saludar al amigo, ni me retiraré de su trato… y si me vinieren males por causa de él, sabrá sufrirlos”

Prov.17,17: “Un amigo ama en todo tiempo, es un hermano nacido para tiempos adversos”.

Eclo. 6,14-15: “No dejes al amigo antiguo… porque no será como él el nuevo. El amigo nuevo es vino nuevo… se hará añejo, y le beberás con gusto”

Prov.17,9: “Quien cubre una falta, conquista amistad… quien la propala, desune a los amigos”.

Jn. 15,13: “NADIE PUEDE TENER AMOR MÁS GRANDE QUE DAR LA VIDA POR SUS AMIGOS”.

LA TRAICIÓN

“Pues Cristo sufrió por el abandono de sus amigos… en su fama por las blasfemias que le echaban en cara… en su honor y gloria, por los insultos y burlas … “(III, q.46, a.5).

“Y los amigos nos afligen doblemente: persiguiendo y abandonando… porque atormentan por el simple hecho de no ayudar” (In Ps. 37, l.7).

“El hombre cree algunas veces que puede confiarse al amigo y esperar en él, y sin embargo resulta engañado” (In Ps. 40).

Los traidores

Eclo. 6,8-10: “Porque hay amigo de ocasión, y no persevera tal en el tiempo de la tribulación. Y hay amigo que se trueca en enemigo… y hay amigo que descubrirá su odio, contiendas e injurias. Hay también algún amigo, compañero en la mesa… que en el día de la necesidad ya no se dejará ver”.

Eclo. 12,8: “No se conoce al amigo en la prosperidad… y en la adversidad no quedará oculto el enemigo”.

Eclo. 22,25: “El que tira una piedra contra los pájaros, los hace huir… así también el que habla mal del amigo rompe la amistad.”

27: “Si has dicho al amigo palabras pesadas, no temas… porque hay lugar a la concordia… pero dicterios, desvergüenzas, orgullo, revelación de un secreto, golpe a traición… por todas estas cosas sí que huirá el amigo”.

Eclo. 37,1 ss.: “Todo amigo dirá: ?Yo también he trabado amistad contigo. Pero hay amigos que lo son sólo de nombre. ¿No es un disgusto semejante a la muerte que el compañero y el amigo se cambien en enemigos”

La reconciliación

Eclo.22,26: “Aunque hubieres desenvainado la espada contra el amigo, no desesperes… pues todavía podrás reconciliarte con él”.

No pelearse por cosas materiales

Eclo. 7,20: “No quieras romper con el amigo porque tarda en volverte el dinero… y no desprecies a tu carísimo hermano por causa del oro”.

Tener cuidado si alguien nos viene con chismes

Eclo. 19, 13-17: “Corrige al amigo, pues quizá no obró con intención y dirá: No hice yo eso… pero si lo hizo, a fin de que no lo haga más.

Corrige al prójimo, pues acaso no habrá dicho tal cosa… y si la hubiere dicho, para que no la diga más.

Corrige al amigo… porque muchas veces se levantan calumnias.

Y no creas todo lo que se cuenta. Tal hay que se desliza en lo que habla… mas no lo dice con mala intención. Porque, ¿quién hay que no haya pecado con la lengua?…”

LA MUERTE DEL AMIGO

Dice uno de los biógrafos de Santo Tomás, que Fray Reginaldo, cerró los ojos de aquel que había sido luz del mundo y … :

“Después de esto, abandonando el lugar, se entregó en silencio a las lágrimas y al dolor por el amigo”.

Conocemos ?machos? que no lloran. Nos preguntamos: ¿qué clase de monstruos son? O se creerán más que el Maestro que lloró enternecido por la muerte de Lázaro … “Si Tú hubieras estado aquí …”

Rezar por el amigo:

“Y porque también en este mundo un amigo puede satisfacer por su amigo, por eso debemos advertir que también lo puede hacer por aquellos que están en el Purgatorio” (In Symb. Apost., a.5).

“Porque la amistad hace uno de los dos, por el afecto… sobre todo cuando el afecto es de caridad. Por tanto, así como uno puede satisfacer por sí mismo, así también puede satisfacer por otro, sobre todo cuando se presentare la necesidad. Porque también la pena que sufre el amigo por el otro, puede el amigo considerarla como suya propia. Y así, éste no deja de sufrir cuando sufre el amigo por él… y mucho más, puesto que el afecto de caridad de aquel que sufre por el amigo hace a Dios más agradable la satisfacción que si el mismo culpase sufriese” (C.G. , c. 158, n.7)

” ¿Pero es que tener algo que pertenecía al amigo sirve de consuelo? Pues San Agustín en Confesiones 1, c.4, afirma que más bien causa dolor. Pues él mismo dice ahí que trataba de evitar todos los lugares donde había convivido con el amigo. Y sin embargo dice el Crisóstomo que eso nos consuela. Y ambas cosas son ciertas. Pues cuando se mezclan el gozo y la tristeza, la esperanza que conservamos sobre lo que amamos nos es deleitable … aunque también nos entristezca … porque cuanto pertenece al amigo es deleitable al amante… en cambio causa tristeza en cuanto trae a la memoria la separación del amigo” (In Jn. 20, L.2, 2503)

LA RONDA ETERNA

El hecho de tener que separarse del amigo es ciertamente doloroso, pero los cristianos tenemos una esperanza cierta: la del reencuentro definitivo. Santo Tomás hablando de la resurrección de los cuerpos y la segunda venida de Cristo dice: “Pues quien ama a su amigo, ansiosamente lo espera” (In Tit. II, l.3, 72).

En la vida futura, aun cuando “no se necesiten los amigos para la felicidad, porque la plenitud de ésta consiste en Dios… sin embargo, sí necesita la convivencia con los amigos para la perfección de dicha beatitud” (I-II, q. 4, a.8).

BIBLIOGRAFIA

Bibliografía: Cicerón, “De la amistad”, Edit. Porrúa, no. 230, México, 1993, 8a. edic.… Carlos Ignacio Gonzáles, S.J., “Amistad y salvación”, Pontificia Universidad Gregoriana, Roma, 1982… Paul Philippe, O.P., “Le rá´le de l?amitié dans la vie chrétienne selon Saint Thomas D?Aquin “, Angelicum, 1938.

Ética a Nicómaco, Aristóteles. Centro de Estudios Constitucionales, Madrid , 1985 , 4 ª.ed.(versión griego-espanol).

[1] “Quia enim amicus hominis est quasi aliter ipse …” (In Ethic. IX, c.10, 1896).
[2] “Caritas non est simplex amor, sed habet rationem amicitiae” (II-II, q.25, a.2).
[3] “El amor es una fuerza unitiva” (De Div. Nom. c.4, l.9).
[4] 3 Sent. d. 27, q.2., a.2, ad 1… De Virt., q.2, a.4. ad, 16… y ad. 6… I-II, q. 26, a.4, 3… II-II, q. 23, a.1 c… q. 114, a.1.
[5] Cf. Cicerón, De Amicitia, n.6.-
[6] “Su amistad era fiel, sincera, sacrificada, tierna. De ella dan testimonio el rector y los profesores de la Facultad de Artes de París en su célebre carta al capítulo general de Lyon. Y la que tuvo con su ayudante compañero Fray Reginaldo es de las más puras y conmovedoras que registra la historia” (Ramírez, Suma T., vol. 1, BAC, 1947, Introd., p.59).
[7] “La amistad es una especie de virtud, o por lo menos, va siempre acompañada de virtud” (Etica VIII, c.1… II-II, q.23… a.3… ad1… II-II, q.114, a.1, ad 1). (305)

Cuento Infantil de Amor y amistad

Posted by admin On febrero - 10 - 2009

Pablo, el que hacía caca en un establo, le dijo a Inés, la de la caca al revés, que si quería jugar con él y con Rubén, que hacía caca en un tren.

amistad infantil 282x300 Cuento Infantil de Amor y amistad

Inés estaba con Sofía, la que hacía caca todo el día, y le contestó que no. Pablo, el de la caca para el diablo, se enojó. Justo pasaba por ahí la maestra Teresa, que hacía caca con frambuesa, y le dijo:

—Pablo, el que hace caca cuando le hablo, no le digas así a Inés, la de la caca de pez. Mejor andáte a jugar con Luis, el de la caca y el pis, o con Gustavo, el de la caca por centavo.

Pablo le contestó:—Señorita Teresa, que hace caca con destreza, lo que pasa es que ellas, que hacen la caca tan bella, nunca quieren jugar con nosotros, que hacemos caca con otros.

La maestra Teresa, que hacía caca en una mesa, lo miró con mucho cariño a Pablo, el que hacía caca en un vocablo, y le dijo:

El cuento es una narración breve de hechos imaginarios o reales, protagonizada por un grupo reducido de personajes y con un argumento sencillo. Aqui teneis una pequeña seleccion de cuentos infantiles SOBRE EL AMOR Y LA AMISTAD podeis ver mas pinchando sobre los numeros espero sean de su interes, agrado y util

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

—¡Ay tesoro, el de la caca de loro! ¿no será que estás enamorado de ellas, que hacen caca con estrellas?

Justo llegaba Tomás, el de la caca das, y cuando oyó eso le dijo a la señorita, que hacía caca tan finita:

—Es verdad maestra, la que la caca le cuesta, él está muy enamorado de Sofía, la que hace caca en las vías.Pablo se puso colorado de enojo y les contestó:

—¡No es cierto! Y vos, Tomás tomalosa, que hacés la caca en Formosa, vos gustás de Inés, que hace una caca por vez.

—¡Mentiroso! mirá, Pablo pableta, que hace la caca en bicicleta, mejor te callás.

Entonces la señorita Teresa, que tenía caca en la cabeza, los miró y les dijo:

—Pablo Pablito, caca de pajarito, y Tomás Tomasito, caca de perrito, ustedes son amigos y no tienen que pelearse ni por la caca enojarse.

Por ahora vayan a jugar entre ustedes, que ya va a llegar el día en que esas niñas, con la caca en trensiñas, los buscarán para jugar.

Pablo y Tomás, salieron corriendo abrazados, haciendo caca de parados, y se olvidaron de preguntar si trensiñas quiere decir algo o nada más lo inventó la señorita haciendo caca con palabritas

Comparto esta adicción a leer textos de todo tipo y sobre todo infantiles , que me hagan reír ó pensar, especialmente, este autor tiene la gracia de permitirse jugar con temas o situaciones consideradas “espantosas” por algunos y como a mí me parece que son generadoras de comentarios, varios, y mediante ellos conocer aún mas al niño que está enfrente y ahondar mas aún en sus valores y romper esquemas, en cuanto al lenguaje cotidiano oral, para disfrutar sin careta. (agradezco a Maryta Berenguer que me abrió un nuevo horizonte hacia la literatura infantil autóctona)

Por eso siempre visito su página y siempre rescato algo de ella para poder compartir, simplemente digo: Genio!! y Chapeau!! (776)

BELLA HISTORIA DE AMOR Y AMISTAD

Posted by admin On febrero - 9 - 2009

Una bella Historia DE AMOR… MERECE LA PENA LEERLA AUNQUE SEA UN PELIN LARGA icon wink BELLA HISTORIA DE AMOR Y AMISTAD sino os gustan los parrafos grandes podeis visitar la categoria de frase de amor y amistad icon wink BELLA HISTORIA DE AMOR Y AMISTAD

Los pasajeros del ómnibus, la observaron compasivamente cuando la atractiva joven del bastón blanco subió con cuidado los escalones. Le pagó al conductor y, usando las manos para percibir la ubicación de los asientos, caminó por el pasillo y encontró el asiento que, según él le había dicho, estaba vacío. Luego se acomodó, colocó su maletín sobre las rodillas y apoyó el bastón contra su pierna.

Hacía un año que Susan, de treinta y cuatro años, se había quedado ciega. Debido a un diagnóstico equivocado, había perdido la vista, y de repente se había sentido arrojada a un mundo de oscuridad, rabia, frustración y autoconmiseración. Dado que antes había sido una mujer orgullosamente independiente, ahora Susan se sentía condenada, por esta terrible vuelta del destino, a ser una carga impotente y desvalida para todos los que la rodeaban. “¿Cómo pudo pasarme esto?”, se quejaba, con el corazón lleno de cólera. Pero a pesar de cuanto llorase o despotricase o rezara, ella sabía cuál era la dolorosa verdad: Nunca más volvería a ver.

Una nube de depresión se cernía sobre el espíritu de Susan, antes tan optimista. El solo hecho de vivir cada día era un ejercicio de frustración y cansancio. Y sólo podía aferrarse a su esposo, Mark.

Mark era un oficial de la Fuerza Aérea, y amaba a Susan con todo su corazón. Al perder ella la vista, notó cómo se hundía en la desesperación y decidió ayudarla a reunir las fuerzas y la confianza necesarias para volver a ser independiente. La experiencia militar de Mark, lo había entrenado muy bien para manejar situaciones delicadas, pero él sabía que aquella era la batalla más difícil que iba a enfrentar.

Finalmente, Susan se sintió preparada para volver a su trabajo, ¿pero como llegaría hasta allí? Acostumbrada a tomar el ómnibus, pero ahora estaba demasiado asustada como para ir por la ciudad por sí sola. Mark se ofreció a llevarla en el auto todos los días, aún cuando trabajaban en extremos opuestos de la ciudad. Al principio, esto reconfortó a Susan y cubrió la necesidad de Mark de proteger a su esposa ciega, que se sentía tan insegura para realizar la acción más insignificante. Sin embargo, Mark pronto se dio cuenta de que ese arreglo no funcionaba… Era problemático y costoso. “Susan tendrá que empezar a tomar el ómnibus de nuevo”, admitió ante sí mismo. Pero sólo pensar en mencionárselo lo hacía estremecer. Ella todavía estaba tan frágil, tan llena de rabia. ¿Cómo reaccionaría?

Tal cómo Mark había previsto, Susan se horrorizó ante la idea de volver a tomar el ómnibus.

-¡Estoy ciega!- explicó con amargura -. ¿Cómo se supone que voy a saber adónde me dirijo?

Siento que me estás abandonando.

A Mark se le rompió el corazón al oír esas palabras, pero él sabía lo que debía hacerse. Le prometió a Susan que, por la mañana y por la noche la acompañaría en el ómnibus todo el tiempo que fuera necesario hasta que ella se sintiera segura.

Y eso fue exactamente lo que ocurrió. Durante dos semanas enteras, Mark con uniforme militar y todo, acompañó a Susan en el viaje de ida y vuelta al trabajo. Le enseñó cómo apoyarse en sus otros sentidos, en especial el oído, para determinar dónde se encontraba y cómo adaptarse a su nuevo entorno.

La ayudó a trabar amistad con los conductores, quienes se ocuparían de ella y le guardarían un asiento. La hizo reír, incluso en aquellos días no tan buenos en que tropezaba al bajar del ómnibus, o tiraba su maletín lleno de papeles en el pasillo.

Todas las mañanas hacían el recorrido juntos y Mark tomaba un taxi para volver a su oficina.

Aunque esta rutina resultaba mas cara y cansadora que la anterior, Mark sabía que sólo era cuestión de esperar un tiempo más antes que Susan estuviera capacitada para viajar en ómnibus por su cuenta.

Creía en ella, en la Susan que él había conocido antes de que perdiera la vista, la que no le temía a ningún desafío y jamás se rendía.

Por fin, Susan decidió que estaba lista para hacer el intento de viajar sola. Llegó la mañana del lunes y, antes de irse, ella abrazó a Mark, su compañero de viajes en ómnibus, su esposo, y su mejor amigo.

Tenía los ojos llenos de lágrimas de gratitud por su lealtad, su paciencia, su amor. Se despidieron y, por primera vez, cada uno tomó un camino distinto.

Lunes, martes, miércoles, jueves… todos los días le fue muy bien, y Susan jamás se sintió mejor. ¡Lo estaba haciendo! Estaba yendo a trabajar por su cuenta.

El viernes por la mañana, Susan tomó el ómnibus como de costumbre. Al pagar el boleto, el conductor le dijo p]

[/p]
- Caramba, de veras la envidio.

Susan, no supo si le estaba hablando a ella o no.

Después de todo, ¿quien iba a envidiar a una ciega que había encontrado el coraje de vivir durante el año anterior? Intrigada preguntó al conductor:

- ¿Por qué dice que me envidia? -

- El conductor respondió p]

[/p]
- ¿Sabe? Todas las mañanas durante la semana pasada, un caballero de muy buen aspecto, con uniforme militar, ha estado parado en la esquina de enfrente, observándola mientras usted baja del ómnibus. Se asegura que cruce bien la calle y la vigila hasta que entra en su edificio de oficinas. Luego le tira un beso, le hace un pequeño gesto de saludo y se va. Usted es una mujer afortunada.

Lágrimas de felicidad rodaron por las mejillas de Susan. Porque aunque ella no podía verlo físicamente siempre había sentido la presencia de Mark. Era afortunada, muy afortunada, pues él le había hecho un regalo más poderoso que la vista, un regalo que ella no necesitaba ver para creer en su existencia… El regalo del amor que puede llevar la luz donde ha habido oscuridad
(157)

Carta a San Valentin, amistad y amor

Posted by admin On febrero - 8 - 2009

Nunca olvidas a la persona amada solo aprendes a vivir sin el..

Hola amor:
Hoy es un día especial e importante, se que para nosotros todos los días eran importantes no importaba la fecha el solo vernos era importante. Aprendí contigo muchas cosas el significados de las rosas, lo que decía tu corazón con tan solo una mira de amor.
Es un día importante por que se ve en los parques parejas de la mano mas que otros días, unos platicando con globos de corazón, otros viendo el reloj esperando a su amada con mucha emoción, otros yendo de prisa a la florería para buscar la rosa para su amor.
MAS CARTAS DE AMOR Y DE AMISTAD (animate y manda la tuya)

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

Las heladerías están repletas y si observas en cada mesa las miradas de pasión que los enamorados muestran en esa ocasión…cada vez que caminas encuentras parejas por doquier, respiras un aire de mucho amor,
Sabes? aunque yo no pertenezca ya a tu corazón tu aun sigues en el mío y solo me queda decir gracias por hacer vivir ese amor tan bello, lindo y puro que solo queda en los recuerdos vividos.
Te amo

pareja caminando Carta a San Valentin, amistad y amor
Autor: Ashly
(Derechos Reservados) (214)