Laboral

Home \
Dic 04

La subida del SMI a debate

El Salario Mínimo Interprofesional (SMI) ha vuelto a salir a la palestra. Realmente el debate sobre su escasa cuantía nunca ha dejado de estar encima de la mesa, si bien en los últimos meses, con las negociaciones para la formación de gobierno, se había aparcado en una esquina a la espera de acontecimientos. En los últimos años la crisis económica y la famosa ‘competitividad por costes’ han hecho imposible que el SMI diera un buen respingo, limitándose a subir en función del IPC. Así, actualmente el salario mínimo está en los 655 euros, una cantidad raquítica que nos sitúa a la cola de la UE y muestra nuestras vergüenzas de cara al mundo. Por ello, la diversidad que impera ahora en la Cámara Baja ha permitido la aprobación de una ley que incremente el SMI de forma escalonada hasta alcanzar los 950 euros en 2020, pasando por los 800 euros en dos años. No obstante, no hay que cantar victoria aún, pues esta ley estará abierta a enmiendas y es posible que el plan no acabe fraguando, ya que entrarán en conflicto diversos intereses. Por un lado, los sociales, pues en la segunda década de 2016 no es lógico que una de las mayores economías de la Zona Euro tenga un SMI que no cubre las necesidades básicas; por el otro, la realidad económica y empresarial de este país, que puede que no esté aún preparada para asumir un incremento de los salarios de estas características. ¿Se puede subir el SMI hasta 950 euros? Lo que muchos se preguntan, ante esta propuesta, es si es sostenible este incremento en una economía como la española, que todavía no ha salido del todo de la crisis y teniendo en cuenta que el próximo año crecerá menos que en el presente. Con ese dato de partida, y viendo que en un año como 2016 -en el que el PIB aumentará más de un 3%- el SMI solo subirá un 1,02%, de acuerdo al IPC, “por la productividad media y la situación económica general” -dicho por el gobierno-, ¿cómo se va a llevar a cabo una subida de esa envergadura? ¿Es esta la cantidad acertada o es demasiado? Los partidarios de subir el SMI -todos los grupos parlamentarios menos PP y Foro Asturias- consideran que es el momento oportuno ante la mejora económica y la enorme desigualdad respecto a otros países europeos de la misma talla. Además, argumentan que el salario mínimo es un indicador clave para medir el grado de bienestar y desarrollo del país. Por lo tanto, la conclusión es que un país como España -una de las principales potencias europeas- no puede permitirse un SMI tan bajo. Y es que actualmente nos situamos en la misma franja salarial de economías tan castigadas como la griega o la portuguesa, mientras que países como Alemania, Francia, Reino Unido, Holanda o Bélgica nos duplican, si bien las distancias económicas con ellos también son contundentes. No obstante, hay que resaltar que, paradójicamente, son los países europeos que no tienen estipulado un salario mínimo como tal los que mejor pagan. Estos son Dinamarca, Finlandia, Suecia, Finlandia, Italia, Austria y Chipre, y según Eurostat, los daneses son los que mejor cobran -nada menos que 35 euros la hora-, seguidos de los suecos y los fineses, con 25 euros por hora. En España, con nuestro SMI asegurado, cobramos una media de 15 euros la hora. Por lo tanto, si finalmente prospera esta medida, Podemos cumplirá con una de las iniciativas reina de su programa electoral, en el que la subida del SMI era una de las iniciativas principales. De este modo, España saldría de una posición en la que, si se compara en términos globales, paga un sueldo mínimo en línea con países como Bahrein o Arabia Saudí. Consecuencias Pero esta subida del SMI no saldría gratis ni mucho menos. De hecho, conllevaría una subida generalizada de precios, ya que se supone que los ciudadanos tendrían mayor poder adquisitivo y, además, los empresarios necesitarían facturar más para poder pagar las nóminas. De hecho, el portal inmobiliario Idealista publicaba esta semana que los precios de los alquileres subirán con este incremento del salario mínimo, ya que hay mucha demanda de pisos a precios bajos y poca oferta, de modo que los precios se tensarían más y dejaríamos de ver alquileres a 500 euros mensuales. Por su parte, el Círculo de Empresarios ha indicado que una subida salarial siempre es bien recibida…mientras vaya en paralelo a un incremento de la productividad. De lo contrario, la asociación afirma que se sería perjudicial para la economía y la creación de empleo. Es más, avisan de que aunque una medida pueda ser favorable desde el punto de vista social, “ésta misma puede tener segundas y terceras derivadas”. De este modo, como era de esperar, cada mitad de la baraja tiene una opinión opuesta sobre la conveniencia o no de la subida del SMI. Y cada una de ellas tiene su parte de razón. Evidentemente, un país como España no puede permitirse a día de hoy un SMI que roza lo paupérrimo. No obstante, hay que estudiar muy bien cómo y cuándo se lleva a cabo para no afectar a la frágil economía española. Con un horizonte a 2020 -y con una “parada técnica” por el camino en 2018 para subirlo a 800 euros- puede que no tenga un impacto adverso en el sistema económico. Pero en cualquier caso, todo dependerá de cómo evolucione la economía global y de si España es capaz de reformar buena parte de su mercado laboral -para que sea competitivo no solo por los costes- y su sistema fiscal. Vía | El Blog Salmón
Oct 04

¿Cómo sacarle más partido a tu nómina?

Según los últimos datos publicados por la Oficina Europea de Estadística (Eurostat) el pasado mes de agosto, la tasa de desempleo en España conseguía bajar del 20 % (19,6 %) en julio, registrando así su mejor marca desde abril de 2010. Si bien es cierto que se trata de una noticia un tanto esperanzadora para el mercado laboral de nuestro país, no se puede decir lo mismo del sueldo medio de los españoles. A diferencia de la leve mejoría que ha experimentado la tasa de desempleo, el último informe elaborado por la compañía de recursos humanos Adecco revelaba que el sueldo medio en España se sitúa actualmente en torno a los 1.638 euros brutos, cifra que se ha mantenido sin apenas variaciones desde el pasado mes de marzo de 2012. Teniendo en cuenta lo difícil que puede resultar encontrar un empleo y la dificultad de conseguir un promedio de ingresos mayor como consecuencias directas de la crisis económica, son muchos los profesionales españoles que han preferido priorizar el hecho de mantener un puesto de trabajo en detrimento de disponer de una nómina justa y competitiva. Asimismo, esta misma situación ha impulsado a muchas personas a buscar cuentas nómina que sean capaces de fomentar el ahorro. ¿Qué cuentas nómina nos podrían ayudar a ahorrar? Actualmente, existe una amplia oferta de cuentas nómina. Sin embargo, y según afirman desde el comparador financiero HelpMyCash.com, sólo unas pocas nos ayudarán verdaderamente en la tarea de ahorrar una importante suma de dinero a lo largo del año, gracias a permitirnos el acceso a ventajas tales como la exención de comisiones, unos tipos de interés muy atractivos y/o la devolución de una parte del importe de nuestros recibos domiciliados o de algunas de las compras que hayamos realizado. Una primera opción a tener en cuenta sería la Cuenta Nómina de Bankinter, puesto que ofrece a sus titulares una rentabilidad del 5 % TAE durante el primer año de contratación, descendiendo al 2 % TAE el segundo año. Además, esta cuenta nómina sin comisiones se caracteriza por ofrecer una devolución del 2 % de las compras realizadas con pago aplazado y disponer de un servicio de anticipo de nómina de hasta 6.000 euros. Todo ello, a cambio de domiciliar una nómina de importe mínimo de 1.000 euros y al menos un recibo mensual (o tres al trimestre), así como activar la tarjeta asociada (un movimiento en compras al mes o tres al trimestre). Otra interesante alternativa la encontramos en la Cuenta 1|2|3 de Banco Santander. El producto estrella del banco dirigido por Ana Botín posibilita el acceso a una rentabilidad de hasta el 3 % TAE, la devolución de hasta el 3 % de los recibos domiciliados, así como tarjetas y transferencias gratuitas. En el caso de estar interesados en esta cuenta nómina, deberemos llevar a cabo diferentes acciones: domiciliar una nómina de mínimo 600 euros, domiciliar mínimo 3 recibos de diferentes emisores, realizar al menos 6 movimientos al mes con la tarjeta asociada y pagar una comisión de 3 euros mensuales. Cuenta Evolución, sólo apta para valientes En última instancia y reservada para aquellas personas que cuenten con unos generosos ingresos, encontramos la Cuenta Evolución de Banco Mediolanum. Aunque esta cuenta nómina carezca de comisiones, ofrezca hasta un 2 % TIN de rentabilidad y posibilite la devolución del 2 % de los recibos domiciliados, los requisitos solicitados por la entidad son bastante exigentes. En el caso de que nos decantáramos por esta cuenta bancaria de Banco Mediolanum, no sólo tendremos que domiciliar la nómina o la pensión, sino que además deberemos contratar otros productos de ahorro gestionados por la propia entidad por un valor mínimo de 15.000 euros. Una vez más, desde el portal web financiero HelpMyCash.com nos recuerdan la importancia de elegir una cuenta nómina que se ajuste lo máximo posible a nuestro perfil de cliente, así como prestar mucha atención a la “letra pequeña” del contrato. De lo contrario, nos veremos inmersos en una relación demasiado duradera para nuestro gusto con un banco que no nos hace sentir cómodos o bien nos veremos obligados a cumplir unas condiciones a las que nos resultará muy difícil hacer frente.
May 14

La investigación en discapacidad. Una oportunidad laboral

Se encuentra abierto el plazo para la matrícula del Máster Universitario "Investigación en Discapacidad". A través del mismo los alumnos preparan su futuro profesional en los campos de la salud, la enseñanza y los servicios sociales.

Words

“But my words are coming out wrong”. ‘Words’, F.R. David (1982) El pasado Miércoles, el Sr. Presidente de la CEOE ante la asamblea de la organización: “La empresa necesita un marco laboral flexible, que le permita organizar mejor sus recursos humanos, y que haga atractiva la contratación de trabajadores indefinidos” (El País 16.06.2011). Leyendo lo [...]

Los españoles ganan 22.000 euros de media, un 37% menos que los europeos

Europa Press / Efe. El salario de los españoles sigue siendo uno de los más bajos de la Unión Europea (UE). En 2010, ganaron una media de 22.000 euros al año, lo que supone un 37% menos que el promedio de la UE, que se situó en los 35.000 euros anuales. Así lo recoge un [...]