La tendencia del crédito al sector privado podría cambiar en los próximos meses

Home \ ©Al dia \ La tendencia del crédito al sector privado podría cambiar en los próximos meses

funcasLos últimos datos publicados por el Banco de España
sugieren que la evolución del crédito podría marcar un punto de inflexión en los
próximos meses y en la primera mitad de 2015 el crédito nuevo al sector privado
podría superar a las devoluciones del crédito pendiente. Esta es una de las
conclusiones del artículo que Santiago Carbó y Francisco Rodriguez publican en el
último número de Cuadernos de Información Económica, editada por la Fundación
de las Cajas de Ahorros (Funcas).
En el artículo se analiza la evolución del sistema financiero español tomando como
base los resultados de 2013 de los 15 principales grupos bancarios. Entre las
conclusiones destaca la contracción de los balances en un 10,5% en 2013 como
consecuencia del proceso de desendeudamiento, materializado en la enajenación de
activos de muchas de las entidades estudiadas tras la puesta en marcha del
Memorando de Entendimiento, y por el descenso de los créditos a clientes, que se
han reducido un 3,8% el año pasado. Otro de los datos analizados es la evolución de
los depósitos que crecieron un 4,3% en 2013, lo que pone de manifiesto que los
bancos han estado diseñando estrategias para reforzar su base de clientes y la
liquidez de las entidades.
Los autores destacan además la vuelta a los beneficios en 2013 con un ROA
(rentabilidad sobre activos) positivo en 2013 (un 0,23% frente al ‐3,14% en 2012) y la
mejora de la eficiencia, con una ratio del 49,2% frente al 50,4% en 2012. La solvencia
de los bancos analizados también se ha visto reforzada y la ratio core Tier 1 ha
pasado del 9,35% en 2012 al 11,54% en 2013.
Otro de los artículos de este número de Cuadernos de Información Económica analiza
la sostenibilidad de la deuda pública española. Joaquín Maudos señala que se ha
multiplicado por 2,6 desde el inicio de la crisis, pasando de suponer el 36,3% del PIB
en 2007 al 93,9% en 2013, como consecuencia de los seis años consecutivos de
fuertes desequilibrios en las cuentas públicas. Una reducción de la ratio deuda
pública/ PIB solo será posible si el crecimiento nominal de la economía se sitúa por
encima del tipo de interés de la deuda y se consiguen superávits primarios. En los
próximos años no parece probable que se cumpla ninguna de estas premisas, por lo
que el peso de la deuda pública sobre el PIB podría seguir aumentando hasta 2018. El
autor advierte de que asegurar una reducción de la deuda pública en España a medio
plazo requerirá un permanente esfuerzo fiscal.
Sara Baliña, Cristina Colomo y Matías Lamas estudian el efecto que la inestabilidad
reciente en los mercados emergentes puede tener sobre la recuperación económica
en la Unión Europea, en general, y en España en particular. Detectan tres posibles
vías de contagio sobre España: la actividad comercial, el valor de las inversiones de
las empresas españolas en esos países y los ingresos provenientes de su actividad en
ellos. Aunque no creen que las perspectivas de crecimiento en España se vean
afectadas por una intensificación del estrés financiero en las economías emergentes,
sí alertan de los efectos de una desaceleración intensa en la zona, ya que la demanda
interna no está todavía preparada para tomar el relevo del sector exterior como
motor del crecimiento de la economía.
Arturo Rojas y Pablo Mañueco escriben sobre la última reforma del sectoreléctrico.
La nueva norma, en caso de aprobarse, asignará a las instalaciones diferentes
ingresos en función de características específicas (tipo de energía, tecnología
utilizada, ubicación), lo que dará lugar a 1.276 tipologías de instalaciones, cada una
de ellas con una retribución diferente. Por otra parte, la reforma que se está
planteando tiene uno de sus ejes en la reformulación de la retribución a las energías
renovables con una reducción considerable. Ello perjudicará a los propietarios
actuales de las instalaciones en la medida en que hayan pagado una cantidad
superior a la inversión inicial teórica. No obstante, los proyectos renovables siguen
siendo viables puesto que su alta generación de caja, y en el caso de las plantas
fotovoltaicas, la ampliación en cinco años de la vida útil, permitirá amortizar la totalidad de la deuda.

ABOUT THE AUTHOR: Belaruss

RELATED POSTS

A %d blogueros les gusta esto: