Tarjetas

Home \
Ene 08

Tarjetas de crédito vs Dinero en efectivo

Tener un control de nuestros gastos es estrictamente fundamental para tener finanzas saludables. Hoy, al pagar nuestras cuentas y compras en cualquier lugar, podemos hacerlo en efectivo o con tarjeta de crédito, pero, ¿Cuál es la forma más efectiva y que cuida mejor a nuestro dinero?
Ene 05

La Mastercard habilitará pago con huellas dactilares y selfies en Latinoamérica

La app ahora está disponible en dos mercados en América Latina, Brasil y México, en luego de la implementación exitosa en 14 países a nivel global
Nov 21

3 seguros que protegen los pagos online con una tarjeta

Aunque las tiendas físicas siguen siendo el principal punto de venta de la inmensa mayoría de los artículos tecnológicos, de ocio o de moda, cada vez son más los consumidores que optan por adquirirlos a través de Internet. Según el Observatorio Cetelem, un 66 % de los españoles realizaron compras en 2015 a través de marketplaces online como Amazon, eBay o Alibaba y se prevé que ese porcentaje crecerá con el paso de los años. En cuanto al método de pago, muchos de estos consumidores virtuales optan por las tarjetas bancarias, una manera muy fiable de realizar sus compras gracias a sus servicios y seguros. Cómo se protegen las tarjetas contra el fraude online En general, la mayoría de los plásticos que podemos encontrar dentro del mercado ofrecen distintos servicios que cubren su posible uso fraudulento para realizar compras a través de Internet. Estos seguros pueden ser unos u otros dependiendo de las condiciones establecidas por las entidades emisoras, pero según el comparador HelpMyCash.com, estos son los más habituales: Seguro de compra protegida: normalmente, este seguro cubre los posibles daños, roturas o robos que puedan sufrir los artículos adquiridos con la tarjeta durante los 30 días siguientes a la compra. Además, puede incluir una extensión adicional de la garantía o el reembolso íntegro del importe de aquellos productos comprados a través de Internet que no llegan al destinatario. Servicio de alertas por SMS: con este sistema de avisos se notifica por SMS y/o e-mail al poseedor de la tarjeta por cada pago realizado con el plástico. De esta manera, el titular puede saber al momento si alguien está utilizando su tarjeta sin su permiso. Seguro antifraude: este seguro cubre cualquier uso del “plástico” tras robo o pérdida. Eso sí, para que se active es necesario notificar la sustracción de la tarjeta a la entidad. Normalmente, los seguros antifraude y de compra protegida van incluidos dentro del contrato de la tarjeta, sobre todo si se trata de una tarjeta de crédito, y casi siempre son gratuitos. El servicio de alertas por SMS, en cambio, se suele adquirir a parte y generalmente hay que pagar un coste adicional. También hay que comprobar la fiabilidad de la página web Sin embargo, el hecho de tener cubiertos los pagos online realizados con una tarjeta no significa que no haya que ir con cuidado con ciertas páginas web. Antes de hacer la compra, siempre es aconsejable comprobar que el portal cumple todas las medidas de seguridad recomendadas. En primer lugar, hay que asegurarse de que la URL de la página empiece por https, que es el protocolo de seguridad que indica que los datos personales y económicos del comprador están protegidos. Además, en la barra de direcciones debe aparecer un candado verde, que es el elemento que certifica que la información del portal está cifrada y restringida al acceso de terceros. Asimismo, es interesante fijarse en si la página incluye algún tipo de sello de seguridad online, como el que otorgan empresas como Confianza Online o AENOR. En ese sentido, si en la tienda virtual aparece el sello Verified by Visa, significará que el establecimiento está autentificado por la famosa emisora de tarjetas, por la que las compras a través de su portal serán totalmente seguras.
Nov 19

¿Estamos ante el fin del dinero en efectivo?

Vivimos inmersos en una revolución tecnológica que está ejerciendo su influencia sobre todos los ámbitos de nuestra vida, incluida la economía. La irrupción de las nuevas tecnologías está favoreciendo un cambio en los hábitos de los usuarios bancarios a la hora de gestionar sus finanzas, como por ejemplo un mayor uso de los medios de pago alternativos al dinero en efectivo. Esta idea se refuerza al observar el informe del Banco de España publicado el pasado mes de julio de 2016, donde los datos relativos al primer trimestre del año muestran como los españoles prefirieron utilizar las tarjetas de crédito y de débito emitidas por sus bancos como método de pago para sus compras (27.816 millones de euros entre enero y marzo) en lugar del dinero en metálico extraído a través de las redes de cajeros (26.603 millones de euros). ¿Qué factores están influyendo en la digitalización? Desde el portal financiero HelpMyCash.com, señalan que existen diferentes factores que podrían estar ayudando en el proceso de digitalización del dinero e, incluso, acelerando este cambio en los hábitos de consumo de los españoles en cuanto a las fórmulas de pago. En primer lugar, resulta imprescindible hablar de la progresiva incorporación de la tecnología aplicada al sector financiero que se ha desarrollado en los últimos años y que responde al interés de numerosos actores por fomentar los pagos y los cobros más eficientes a través de sus sistemas tecnológicos en detrimento de la circulación de monedas y billetes. Entre los más interesados, se encontrarían los bancos, las compañías de tarjetas de débito y de crédito (como Visa y Mastercard), las grandes empresas tecnológicas con sus aplicaciones para móvil (como Google Wallet y Apple Pay) y una infinidad de pequeñas empresas dedicadas a la tecnología financiera que paulatinamente se están abriendo mercado con ayuda de innovadoras iniciativas. Otro aspecto que podría estar ejerciendo su influencia sobre la digitalización del dinero son las criptomonedas y los bitcoins (monedas electrónicas o virtuales intercambiables por otra divisa de cualquier otro país del mundo). Se trata de una red que permite un sistema de pago descentralizado en el que se registran todos los intercambios de bitcoin y en el que se elimina la necesidad de disponer de una autoridad financiera central o de contar con cualquier intermediario que controle las transacciones económicas. En último lugar, la desaparición del dinero en efectivo podría ayudar a tener un mayor control de las actividades comerciales y, por consiguiente, evitar el blanqueo de capitales y la evasión de impuestos derivadas de la economía sumergida. Además, los bancos y los gobiernos conseguirían ahorrar una importante suma de dinero relativa a la manipulación, el transporte y la custodia del efectivo.
Nov 01

Tarjetas que devuelven parte de lo gastado en tus compras

Aunque muchas operaciones comerciales se siguen pagando con efectivo, cada vez son más los consumidores españoles que optan por el dinero de plástico para abonar el coste de sus compras. Según los datos del Banco de España, el número de tarjetas bancarias en circulación no ha dejado de crecer año tras año y en el segundo trimestre de 2016 alcanzó una cifra de récord: 71,93 millones de unidades. El éxito de estos productos no es casual, ya que además de la comodidad de no tener que llevar billetes ni monedas encima, ofrecen otras muchas ventajas, como descuentos en ciertos establecimientos o, en algunos casos, devoluciones de un porcentaje de lo gastado. Existen diversos métodos de devolución de compras Como afirman desde el comparador financiero HelpMyCash.com, la devolución de compras es una característica que cada vez incorporan un mayor número de tarjetas. Sin embargo, la manera de efectuar el reembolso de un porcentaje de lo gastado no es la misma en todos los casos. Con algunas tarjetas, por ejemplo, se recupera el dinero mediante un descuento del saldo pendiente, como en el caso de la Tarjeta Oro de Bankintercard, cuyo 5 % de devolución se aplica a las compras aplazadas realizadas a lo largo del año. En otros casos, en cambio, ese porcentaje se devuelve aumentando el saldo disponible, es decir, incrementando la cantidad de dinero que se puede gastar al mes. También es bastante común, especialmente en las tarjetas de fidelización, que la bonificación se acumule en un cheque de descuentos que se puede utilizar en los establecimientos comerciales vinculados a la entidad emisora del plástico. Los métodos de devolución mencionados son los más habituales para reembolsar un porcentaje de las compras realizadas con tarjetas de crédito, pero si se usa una tarjeta de débito con bonificación de compras, el reembolso se produce de un modo distinto. En este caso, se abona el dinero que corresponda en la cuenta vinculada a la tarjeta, lo que permite recuperar de manera directa una parte de lo gastado. Sin embargo, son pocas las tarjetas de débito que incorporan esta ventaja, mucho más común en las de crédito. La bonificación puede tener ciertas limitaciones Poder recuperar una parte de lo gastado es una ventaja muy atractiva, pero puede tener algunas limitaciones. Por ejemplo, es bastante habitual que la bonificación se aplique únicamente sobre las compras realizadas mediante la opción de pago aplazado, para las que hay que pagar un tipo de interés que oscila entre el 12 y el 29 % TAE. Asimismo, antes de contratar una de estas tarjetas es importante leerse bien las condiciones del producto, porque es posible que solo se devuelva un porcentaje de las compras hechas en establecimientos concretos (grandes almacenes, hipermercados y gasolineras, principalmente) o que la oferta sea temporal, es decir, que el porcentaje reembolsado disminuya al cabo de un año o que la ventaja desaparezca cuando finalice el período válido  de la promoción.
Oct 24

Ya están aquí las tarjetas del futuro

El avance de las nuevas tecnologías y la aplicación del fintech es cada vez más tangible en nuestro día a día. Desde la posibilidad de manejar nuestras cuentas a través de nuestro móvil hasta los pagos entre particulares instantáneos. Sin embargo, las tarjetas son uno de los productos donde el avance tecnológico más se ha notado. Estos plásticos son parte de nuestra vida cotidiana y es donde tanto entidades bancarias como startup están concentrando sus esfuerzos. El comparador financiero HelpMyCash.com nos cuenta los últimos avances en estos dispositivos y cómo revolucionarán el mercado en un futuro próximo. La tecnología ‘contactless’ ha revolucionado el mercado El pago sin contacto es una de las maneras de pago que más se ha arraigado en nuestro país. De acuerdo con un estudio de MasterCard, en el último trimestre del año pasado las tarjetas contactless aumentaron un 68 % y, en la actualidad, el 80 % de las tarjetas en España incluye esta modalidad. La tecnología contactless ha servido también para crear nuevas formas de pago que no precisan de tener la tarjeta físicamente con nosotros. Desde aplicaciones de carteras digitales en nuestro smartphone, tanto de entidades bancarias como de otras empresas (Apple, Samsung, Vodafone,…), hasta pulseras con contactless como la que ofrece imaginBank, por ejemplo. Uno de los últimos avances en las tarjetas es el reconocimiento biométrico. Una nueva forma de aumentar la seguridad en los pagos contactless y que reducirá drásticamente el uso fraudulento de nuestros “plásticos” ya que será necesario una característica física nuestra para llevar a cabo la operación que deseemos. Entre los más novedosos podemos encontrarnos con el reconocimiento de la huella dactilar que incluye Samsung Pay para poder acceder a la aplicación de su cartera digital; el “pago con selfie” de MasterCard que hará que el PIN sea nuestras facciones faciales; el reconocimiento ocular que ha desarrollado la startup americana EyeVerify o usar nuestro latido como forma de identificación, resultado de una colaboración entre MasterCard y la startup canadiense Nymi. Tarjetas que parecen ‘smartphones’   Una de las novedades más curiosas es la nueva tarjeta inteligente que lanzará la empresa Plastic Card a finales de este año. Esta compañía ha creado una tarjeta digital que nos dejará almacenar hasta 20 tarjetas , ya sean de crédito, débito o de compras. Esta tarjeta nos permitirá escoger la tarjeta que deseamos utilizar en cada momento ya que podremos navegar a través de su pantalla táctil y, además, podremos recibir alertas tanto en la propia tarjeta de las diferentes operaciones como en nuestro smartphone. Este “plástico” nos permitirá nombrar a cada tarjeta para que sea más fácil identificarlas y podremos pagar tanto con contactless y banda magnética como con chip EMV. En esta tarjeta digital también podremos incluir nuestro documento de identidad para que no sea necesario enseñarlo y nos permitirá conocer el balance de cada cuenta asociada a las tarjetas y el histórico de las operaciones realizadas, aunque es posible bloquear esta opción para más seguridad. Precisamente en el tema de seguridad, esta tarjeta incluye un código de tres dígitos que deberemos introducir para que el plástico se active además del código PIN de cada una. Tiene una “alerta de proximidad” con el que nos enviará una notificación al móvil si nos alejamos más de 30 metros y que hará que se desactive de manera automática. Además desde la aplicación móvil podremos eliminar toda la información guardada en caso de pérdida y restaurarla cuando la encontremos. Además, en el caso de que nos quedemos sin batería podremos escoger la tarjeta que queremos utilizar desde nuestro teléfono y utilizar la tarjeta sin problemas. Esta tarjeta se lanzará en Estados Unidos, pero será compatible con cualquier tarjeta a nivel internacional en cualquier TPV que acepte el pago por banda magnética. Si nuestra tarjeta es Visa, independientemente del banco, podremos pagar a través del contactless también. Su coste será de 180 dólares (alrededor de 160 euros) e incluye una suscripción de 18 meses.
Oct 20

Tarjetas de crédito: Los españoles prefieren el pago a fin de mes

Financiar las compras con tarjetas de crédito es una opción muy extendida en nuestro país, pero los titulares de estos productos prefieren utilizarlas sin tener que pagar intereses. Es lo que refleja el informe Consumo España presentado por el Observatorio Cetelem, en el que se indica que un 17 % de los consumidores españoles elijen las tarjetas de crédito con pago a fin de mes como medio de pago favorito, frente al 2 % que prefiere devolver el dinero dispuesto en cuotas mensuales con intereses. La tarjeta de débito, el medio de pago favorito en España Según el citado informe, la tarjeta de débito (41 %) y el efectivo (28 %) son los dos medios de pago preferidos en nuestro país, seguidos por la tarjeta de crédito con pago total a fin de mes (es decir, sin intereses). Un 11 % de los consumidores, en cambio, elije las tarjetas que permiten escoger cómo pagar; a débito, a crédito o aplazando compras concretas. Finalmente, solo el 2 % prefiere las tarjetas de crédito revolving. Por tanto, un 71 % de los encuestados elije las tarjetas como su medio de pago favorito frente al efectivo, ya sean éstas de débito o de crédito. No es extraño entonces que, como reflejan los datos del Banco de España, el número de “plásticos” en circulación no deje de aumentar. En el segundo trimestre de 2016, en nuestro país había 71,93 millones de tarjetas activas (46 millones de ellas eran de crédito), un 5,38 % más que en el mismo período del pasado año. Las tarjetas de crédito, mejor sin cuotas anuales Otro dato que llama la atención sobre el informe presentado por el Observatorio Cetelem es que, a la hora de elegir tarjetas de crédito, lo que más valoran los españoles es que no tengan comisiones asociadas ni cuotas anuales. El tipo de interés aplicado sobre las compras aplazadas solo es prioritario para el 15 % de los encuestados, un hecho que “resulta curioso” para los redactores del estudio. Según el comparador financiero HelpMyCash esto se debe, en gran parte, a que la mayoría de los titulares de estos “plásticos” prefiere pagar a fin de mes, por lo que el interés no es un aspecto que les preocupe especialmente. En cambio, un 34 % de los consumidores valora más que la tarjeta incluya descuentos, mientras que un 29 % se fija antes en que el “plástico” le permita elegir cómo pagar, si a débito, a crédito o aplazando compras concretas cuando se necesite. Eso explica que durante este último año muchas entidades financieras hayan lanzado tarjetas de crédito que incluyen estas dos ventajas. Es el caso, por ejemplo, de la Tarjeta Oro Bankintercard, que además de ser gratis (sin cuotas anuales) y poderse contratar sin necesidad de abrirse una cuenta en la entidad, devuelve el 5 % de lo gastado en compras mediante la modalidad de pago aplazado y permite financiar compras determinadas a un interés más reducido.
Oct 12

Antes de ligar tus tarjetas a tu ‘smartphone’ presta atención a estas 5 medidas de seguridad

Los pagos con móviles son cada vez más habituales en nuestro país. Un tercio de los españoles ya lo utilizan y se espera que para el año que viene el 58 % de los usuarios utilicen las carteras digitales como método de pago habitual, de acuerdo con un estudio realizado por IPSOS sobre el pago con móvil en España. No obstante, esta nueva forma de usar nuestras tarjetas no ha terminado de despegar y una de las principales razones es la incertidumbre e inseguridad que las carteras digitales infunden por lo fácil que parece que las utilicen sin nuestro consentimiento. Por esta razón el comparador financiero HelpMyCash.com nos explica las medidas de seguridad que podemos tomar para que usar nuestro móvil como si fuese nuestra tarjeta sea más seguro: Solicitud de número de seguridad para activar la aplicación: la gran mayoría de las aplicaciones de carteras digitales requieren que confirmemos la titularidad del móvil introduciendo la contraseña de la aplicación o a través de la identificación biométrica como puede ser la huella dactilar, el escaneo del iris o el reconocimiento facial. Esta medida hará que, aunque nos roben el dispositivo, no puedan abrir la aplicación para realizar ningún tipo de compra. Activar la solicitud del PIN: la gran ventaja del pago contactless, el hecho de poder pagar sin introducir el número secreto de la tarjeta en compras menores a 20 euros, también se ha convertido en un gran inconveniente por el miedo a que nos sustraigan el móvil. De todas maneras todas las aplicaciones nos permiten bajar el importe por el que es necesario introducir el PIN para que nos lo exija en todas las compras. De esta manera aunque alguien pudiese acceder a la aplicación y realizara un pago, tendría que introducir el número secreto para hacerla efectiva. Limitación de compras: estas aplicaciones, al igual que ocurre con las tarjetas contactless, tienen un número limitado de compras diarias que se pueden realizar sin introducir el PIN, incluso si son compras menores a 20 euros. Por lo que en el improbable caso de que pudiesen utilizar nuestra tarjeta sería un número limitado de veces y estaríamos cubiertos por los seguros de la entidad. Desactivación remota: en el caso de que perdamos o nos roben nuestro móvil, es posible desactivar la aplicación de manera remota a través de otro dispositivo con acceso a Internet para que la cartera digital quede inutilizada hasta nueva orden. Revisar los últimos pagos: si nos han sustraído el teléfono, es recomendable ponerse en contacto con el número de teléfono que pone la entidad emisora de las tarjetas para estos casos y revisar con ellos los últimos movimientos de las tarjetas para comprobar que no ha habido ningún uso fraudulento de esta. Además, las aplicaciones de carteras digitales tienen seguros antirrobo y antifraude que cubren las pérdidas ocasionadas ante un uso ilícito de nuestras carteras digitales. Conocer bien las medidas de seguridad que podemos adoptar para evitar una mala sorpresa nos ayudará a proteger nuestras tarjetas y disfrutar de todas las ventajas que ofrecen los móviles como instrumento de pago.
Oct 04

Tarjetas de crédito gratis: no todo el monte es orégano

Uno de los reclamos que utilizan los bancos para atraer clientes es no cobrar comisiones por la emisión y el mantenimiento de sus tarjetas de crédito, ya que a nadie le gusta tener que pagar solo por tener el “plástico” en la cartera. Sin embargo, que estas tarjetas sean gratis sobre el papel no significa que lo sean siempre: según el comparador financiero HelpMyCash.com, muchos de los usuarios de estos productos denuncian el cobro de comisiones inesperadas por el mantenimiento o la renovación de sus tarjetas, ya sea por rebasar el período promocional de la oferta o por no respetar las condiciones de vinculación exigidas por la entidad. Tarjetas gratuitas… solo en algunos casos La inmensa mayoría de las tarjetas vinculadas a una cuenta nómina (la cuenta en la que el cliente domicilia sus ingresos mensuales) son gratuitas año tras año, pero solo si se cumplen unas condiciones determinadas. En general, para no tener que pagar la cuota anual del “plástico”, es necesario mantener domiciliados unos ingresos mínimos, así como una cantidad determinada de recibos. Además, en muchos casos también es necesario hacer un consumo mínimo trimestral, semestral o anual. Otras tarjetas de crédito, en cambio, no tienen cuota de emisión, pero pasado el primer año hay que pagar una comisión de mantenimiento que ronda los 40 euros. Estos productos también se publicitan como “gratuitos”, ya que no cuesta nada contratarlos, pero en realidad no lo son. Por ello, es imprescindible leerse detenidamente el capítulo del contrato dedicado a las cuotas anuales (emisión, mantenimiento y renovación) para saber si una tarjeta es gratis o no. Sin embargo, no todas las tarjetas de crédito tienen “trampa”. Por ejemplo, la Tarjeta Oro Bankintercard que comercializa Bankinter Consumer Finance sí es gratuita año tras año sin que se tengan que cumplir condiciones de vinculación. Además, este producto se puede contratar sin cambiar de banco, devuelve un 5 % de todas las compras realizadas mediante la modalidad de pago aplazado (y un 3 % a partir del segundo año) e incluye un seguro de asistencia en viajes y un seguro de accidentes de hasta 500.000 euros. ¡Cuidado! Solo las cuotas anuales son gratis Aunque se les llame así, las tarjetas de crédito gratuitas no permiten obtener financiación a coste cero, ya que el calificativo “gratis” solo se aplica a las cuotas anuales. Si se usa este producto para pagar compras en varias mensualidades (modalidad de pago aplazado), se aplican unos intereses que oscilan entre el 12 % y el 30 % TAE, mucho más elevados que los de los préstamos personales. No obstante, si todo el crédito utilizado se devuelve de golpe a fin de mes o a principios del siguiente, no hay que pagar intereses. También hay que tener en cuenta que aunque una tarjeta no incluya comisiones de emisión, mantenimiento o renovación, sí puede tener otros costes de gestión. Por ejemplo, casi todas las entidades cobran una comisión si se utiliza una tarjeta para retirar dinero a crédito de un cajero, si se solicita un duplicado porque se ha perdido el plástico o si se realiza un pago con una moneda distinta al euro, entre otras operaciones.
Sep 08

Visa y BTL lanzan proyecto para pagos y transferencias interbancarias

Visa, la corporación de servicios financieros más grande del mundo, ha invitado a bancos europeos a hacer uso de su nuevo proyecto, en colaboración con BTL Group, un sistema de transferencia inter-bancaria que envía dinero a través de tecnología blockchain. Para su puesta en marcha, invitará a un selecto grupo de bancos europeos a participar en el proyecto. Foster Swiss, consultoría financiera y fiscal internacional, ofrece asesoramiento para la implementación de proyectos con tecnología blockchain