Comunidad Financiera Elnuevoparquet

Tu sitio para disfrutar de bolsa y temas economicos en general

El sueño chino está finalizando

Posted by Blincacequias On abril - 20 - 2011

Carlos Montero.

Simbolo sue%C3%B1o chino El sueño chino está finalizando

La crisis financiera ha asestado un duro golpe para el modelo de crecimiento de China impulsado por las exportaciones, por el advenimiento de un período prolongado de crecimiento mundial débil. Incluso si China tiene éxito en encender el consumo interno, el crecimiento del PIB podría reducirse a la mitad, hasta el 5% por año de media en la próxima década. Así se pronuncia Diana Choyleva, economista de Lombard Street Research, en un reciente informe sobre la situación de la economía china, y sus retos para el futuro. Vamos a señalar las principales conclusiones de este interesante informe.

Después de Mao, el pueblo chino no tenía nada más que músculos, cerebro y la firme determinación de tener éxito. Las dos primeras décadas de la reforma vio una mejora sustancial de la productividad ante la disolución de las comunas agrícolas y el desplazamiento de capital y el trabajo de la agricultura a la manufactura de gama baja sobre todo para la exportación.

El modelo de crecimiento de China se ha basado en un incremento incesante de su cuota de mercado mundial. Los altos ingresos de exportación y una alta tasa de ahorro interno, permitió que la economía se industrializara a una velocidad vertiginosa.

El ahorro es vital para una economía, ya que proporciona los recursos financieros necesarios para la inversión en viviendas, fábricas, máquinas carreteras, escuelas y hospitales. Cuanto más ahorro se utilice para la inversión, los ingresos crecen más rápido y más fácil es ahorrar más. Este fue el círculo virtuoso que disfrutaron los chinos.

Pero el ahorro tiene su parte maligna. La inversión se deriva de la demanda. Depende del consumo y del crecimiento de las exportaciones. Cuanta más gente quiere ahorrar, menos gastan en ropa, teléfonos, televisores y automóviles. Ahorrar más que invertir es un callejón sin salida cuando no hay un aumento del deseo y de la capacidad de consumir más o exportar más.

Esta inversión se convierte en no rentable, y daña los beneficios de las empresas y los ingresos personales. La inversión en infraestructura social es diferente pero también tiene límites.

Si el costo de la construcción de infraestructuras supera el aumento de la productividad implica en última instancia que la financiación de las inversiones se hace insoportable. O bien la gente tiene que pagar impuestos demasiado altos, o la deuda pública comienza a salirse de control.

Pero los límites habituales de la inversión no se han aplicado a China y su tasa de inversión ha aumentado a un exorbitante 48% del PIB en 2009. En China las empresas públicas y privadas no se guían por igual por la rentabilidad.

Los empresarios privados se centran exclusivamente en el corto plazo, aprovechando las oportunidades de arbitraje con poca consideración para la planificación estratégica. No es de extrañar que la producción de productos falsificados sea tan generalizada.

Por otro lado, los campeones nacionales propiedad del estado disfrutan de una serie de subvenciones o de posiciones de monopolio. La subvención más importante es el acceso a préstamos baratos. La mayor parte de los ahorros de China se mantienen en los bancos de propiedad estatal, que prestan principalmente a las empresas propiedad del estado a bajos tipos de interés. Si las empresas estatales no pueden pagar sus deudas, nuevos préstamos las mantendrán en funcionamiento.

Los bancos acumulan préstamos de baja calidad. Los bancos pueden ser insolventes, pero siempre y cuando los controles de cambio prevengan la salida de capital, los ahorros domésticos permanecerán en el país, depositados en bancos estatales. Un aumento constante de los depósitos bancarios, provoca nuevos suministros de préstamos empresariales, y las compañías nunca quiebran, y los bancos tampoco.

El modelo económico chino ha visto una tasa de inversión exorbitante debido a que el Estado utiliza al sector bancario como un cajero automático para financiar sus planes de expansión masiva.

La oferta viene del rápido crecimiento de la capacidad industrial, mientras que la demanda vine desde el extranjero. Pero una creciente tasa de ahorro ha supuesto que la proporción del consumo particular en el PIB se ha reducido a un muy bajo 35%.

La crisis financiera ha cambiado las reglas del juego. China ya no puede confiar en la buena fortuna del extranjero. El resto del mundo tendrá que luchar para impulsar su crecimiento. El eliminar el exceso de deuda durará años.

Esta situación probablemente se agravará cuando el resto del mundo ya no pueda tolerar que China continúe ganando cuota de mercado, respaldado por su negativa a permitir que su moneda se aprecie, o permitir la libre salida de capital. Un más lento crecimiento de las exportaciones pondrá en peligro la sostenibilidad de la excesiva inversión.

Pekín está dando los pasos para reequilibrar el crecimiento, hacia un mayor consumo interno. Pero incluso si estas medidas tienen éxito, implicarán un crecimiento más lento que el 10% del pasado.

Las autoridades tendrán que lidiar con las consecuencias sociales y políticas de un crecimiento más lento. La presión de caer de nuevo en la red de seguridad de un exceso de inversión dirigido por el Estado y financiado por su sector bancario, será fuerte. Pero esta vez no tendrá éxito.

lacartadelabolsa.com

(81)

Comments are closed.

Ayudanos recomendando este blog en tus redes sociales